Viernes, 12 de Octubre de 2007

Irritación en la OCDE con los paraísos fiscales

La OCDE ha presentado su informe sobre acceso a datos bancarios con el fin de evitar la evasión fiscal. El texto recoge escasas mejoras en Suiza, Austria o Luxemburgo.

Andrés Pérez ·12/10/2007 - 20:14h

Una atmósfera surrealista se respiró el viernes en el selecto Chateau de La Muette de París, sede de la OCDE, acostumbrado a voces de terciopelo. El Comité de Asuntos Fiscales, irritado, presentaba dos informes en los que objetivamente se constatan escasísimos avances en las negociaciones para imponer a los paraísos fiscales un mínimo de cordura. Pese a ello, hizo de tripas corazón para subrayar "avances", señalando de paso que la lista negra de "paraísos fiscales no cooperativos" ha pasado de 35 miembros en 2002 a sólo 3 ahora. Hasta Liberia y las Islas Cayman han salido de ella.


El presidente del Comité de Asuntos Fiscales de la OCDE, Paolo Ciocco, desplegó un esfuerzo encomiable ante la prensa para afirmar que "se ha conseguido avanzar hacia normas básicas de acceso de las administraciones civiles y penales a la información fiscal y bancaria", normas que hasta los paraísos fiscales tenderían a respetar.
Los datos de dos informes presentados ayer, desgraciadamente, no corroboran ese optimismo. Austria, Luxemburgo, Suiza, miembros de la OCDE --y del Espacio Económico Europeo-, impiden con excesiva facilidad que una administración fiscal extranjera pueda informarse sobre las cuentas bancarias de un individuo o empresa que pueda estar evadiendo impuestos.


Chipre, Liechtenstein, Panamá y Singapur, por su parte, frenan totalmente cualquier demanda de las administraciones fiscales extranjeras a la caza de un evasor, en algunos casos incluso cuando se trata de una demanda penal.


"En las próximas reuniones, vamos a subrayar que es absolutamente necesario que cada Estado adopte medidas defensivas contra estas jurisdicciones que no respetan el nivel mínimo de protección contra la evasión fiscal" , subrayó Ciocco, de cara a la próxima reunión del comité, prevista en enero en Ciudad del Cabo (Suráfrica).


Esperanza ilusoria

La esperanza de armonización fiscal parece ilusoria. Islas Vírgenes y las Cayman (quinta potencia bancaria mundial), por ejemplo, ya no figuran en la lista negra de "paraísos fiscales no cooperativos" y ello pese a que, a la luz de los informes, pueden negar acceso a las cuentas cuyos titulares son extranjeros en numerosos casos.
Liberia ha logrado salir de la lista negra de "paraísos fiscales no cooperativos" en 2007 por la simple promesa por carta de la ministra de Finanzas de impedir la creación de sociedades cuyos propietarios son anónimos y de aceptar el intercambio de información fiscal.


El mecanismo no prevé sanciones multilaterales y apuesta claramente por un funcionamiento consensual, afirmando que vale más mantener a países como Gibraltar  o la Isla de Man dentro del sistema que fuera. Cosa que conlleva que, con la simple firma de la carta de compromiso por la transparencia fiscal y bancaria, se pueda salir de la lista de malos alumnos.
La lista negra de paraísos fiscales no cooperativos cuenta actualmente sólo con Mónaco, Liechtenstein y Andorra. El presidente del Comité de la OCDE afirmó que el principado andorrano, pese a permanecer entre los malos alumnos del planeta, está realizando progresos para salir de la lista.