Viernes, 12 de Octubre de 2007

El Gobierno indio congela el pacto nuclear con EEUU para evitar un adelanto de las elecciones

EFE ·12/10/2007 - 20:04h

EFE - Para evitar un adelanto electoral, el Gobierno indio dejó hoy en suspenso el pacto nuclear con EEUU. En la imagen, el primer ministro, Manmohan Singh. EFE

En aras de la concordia con sus socios de la izquierda y para evitar un adelanto electoral, el Gobierno indio dejó hoy en suspenso el pacto nuclear con EEUU, cuando se disponía a negociar el acuerdo de salvaguardas con el director del OIEA, Mohamed El Baradei.

"Si el pacto no sale adelante, será una decepción, pero en la vida uno tiene que sufrir ciertas decepciones y seguir adelante", declaró hoy el primer ministro, Manmohan Singh, en una conferencia internacional organizada por un periódico indio entre cuyo público se encontraba el egipcio El Baradei.

El representante del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) se marchará de Delhi tras cuatro días de visita con las manos vacías, una vez que el Gobierno ha asumido que la situación política interna le impide perseverar en el pacto de cooperación nuclear con EEUU.

El pacto, suscrito el pasado 27 de julio, prevé que EEUU suministre tecnología nuclear a la India y le abra las puertas del mercado internacional de combustible y componentes, a cambio de que el Gobierno indio ponga sus instalaciones civiles bajo vigilancia del OIEA.

El Baradei acudió a Nueva Delhi con la intención de avanzar en las negociaciones del correspondiente acuerdo de salvaguardas con la India, pero se encontró con una tormenta política en el país.

Aunque los partidos de la izquierda no forman parte del Gobierno, a éste le es imprescindible su apoyo en el Parlamento para sacar adelante sus iniciativas legales.

Está previsto que los líderes de la alianza gubernamental que encabeza el Partido del Congreso y los de los partidos comunistas se reúnan de nuevo el próximo día 22, fecha en que éstos anunciaron que decidirían si retiran su apoyo al Ejecutivo.

Singh dijo que su intención es completar el mandato, aunque tenga que sacrificar para ello el pacto con EEUU, que ayudaría al país a cubrir las necesidades energéticas de su imparable crecimiento económico.

"Desde luego que es importante para mí que este acuerdo salga adelante, pero si no sale adelante, no es el fin del mundo", dijo Singh, para destacar que su Gobierno no es "monotemático" y tiene muchos otros retos por delante.

Tras rechazar sentirse debilitado por la presión de la izquierda, Singh afirmó que "queda mucho para las elecciones", previstas para dentro de año y medio.

La presidenta del Partido del Congreso, Sonia Gandhi, que participó en la misma conferencia, acudió en su apoyo al declararse contraria a un adelanto electoral y añadir que la coalición gubernamental hará "todo lo que pueda para ejecutar su programa hasta 2009".

Al tiempo, Gandhi abogó por evitar la confrontación con la izquierda, pues el "espíritu de la coalición es trabajar juntos e intentar comprender y acomodar los distintos puntos de vista".

El primer ministro se mostró confiado en que logrará "reconciliar los puntos de vista divergentes" y que se imponga "el sentido común" en los partidos de izquierda, pues el acuerdo con Washington es "honorable y bueno para la India".

Pero el secretario general de los comunistas, A.B.Bardhan, opinó que los que han recuperado la "sensatez" son Singh y Gandhi, en una primera reacción a sus declaraciones que recogió la agencia PTI.

Según los comunistas, el pacto nuclear supone el sometimiento indio a los intereses de Washington y amenaza el programa estratégico de la India, un país que posee el arma atómica pero no ha suscrito el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP).

El Baradei dijo a la prensa que, por el contrario, el acuerdo sacará a la India de su "aislamiento atómico" y le dará mayor "independencia" pues la liberará de las restricciones impuestas por los 45 países del Grupo de Suministradores Nucleares.