Martes, 1 de Abril de 2008

El Gobierno francés anuncia un plan de austeridad en el gasto

ANDRÉS PÉREZ ·01/04/2008 - 12:56h

Como un pez que se muerde la cola, el primer ministro François Fillon anunció ayer un nuevo apretón de cinturones generalizado en Francia. Fillon reunió a los ministros del área económica y social, tras los malos resultados de las cuentas públicas anunciados el viernes pasado, para oficializar la preparación de un tren de “medidas de ahorro relacionadas con la reforma del Estado”.

Las medidas, que entrarán en vigor con el presupuesto de 2009, serán oficializadas el próximo viernes. Pero algunas de sus líneas fundamentales “de ahorro” ya han sido desveladas: Fillon es partidario de acelerar el programa de supresión de empleo público.

Menos empleo público

Su ministro del presupuesto, Eric Woerth, ha adelantado “la hipótesis” de la eliminación de 35.000 empleos públicos en 2009, la mayoría de ellos por el método de no sustituir a uno de cada dos funcionarios que se jubilen ese año. Una estrategia que conlleva, por ejemplo, la supresión de 11.300 puestos en la enseñanza partir de septiembre próximo, algo contra lo que protestan sindicatos y estudiantes.

François Fillon hace frente a la publicación, el viernes pasado, de las estadísticas que revelan una fuerte subida del déficit público (2,7%) y un incremento aún peor del endeudamiento de las administraciones (al 64,7% del PIB) en 2007, datos ambos que le dejan sin margen de maniobra para afrontar la actual coyuntura mundial.

Su estrategia de “paquete fiscal”, de reducción del gasto público y de incentivos al trabajo asalariado en horas suplementarias parece empantanada. El Ejecutivo ahora apuesta por “acelerar y profundizar” lo que sigue llamando “reforma”. 

El primer ministro Fillon intentó vacunar a los ciudadanos franceses vendiendo su propuesta como un programa para “alcanzar el pleno empleo” y para “lograr una gestión seria” del gasto público.