Martes, 1 de Abril de 2008

Salvas de cañones y una revista militar reciben a Bush en Kiev

EFE ·01/04/2008 - 11:33h

EFE - El presidente de EEUU, George W. Bush (fondo izq), y la primera dama, Laura Bush, se trasladan en una limusina después de su llegada al aeropuerto Borispol, a las afueras de Kiev, Ucrania, ayer 31 de marzo de 2008.

Una salva de 21 cañonazos y una revista a una guardia de honor ucraniana dio la bienvenida hoy al presidente George W. Bush antes de su reunión en Kiev con su colega Víctor Yúschenko.

En una fría mañana, Bush, de traje y corbata azul, y la primera dama estadounidense, Laura -ataviada con un traje pantalón oscuro y una camisa blanca, sobre la que destacaba un pañuelo azul- fueron recibidos hoy por Yúschenko y su esposa, Katerina, al pie del edificio del Secretariado Presidencial.

Entre una salva de 21 cañonazos, y después de que una banda militar interpretara sendos himnos nacionales, ambos mandatarios pasaron revista a la guardia de honor presidencial.

Bush aprovechó la ocasión para pronunciar unas palabras en ucraniano: "Yo os saludo, tropas". "¡Nosotros le devolvemos el saludo!", le replicaron los soldados al unísono.

Tras la breve ceremonia, Bush y Yúschenko comenzaron una reunión a puerta cerrada, en la que el presidente estadounidense expresará su apoyo a las reformas democráticas emprendidas en la república ex soviética y prometerá presionar a favor de la entrada de Ucrania en la órbita de la OTAN.

Bush, quien más tarde ofrecerá una rueda de prensa y se reunirá con la primera ministra, Yulia Timoshenko, tiene previsto viajar hoy mismo a Bucarest para participar en la cumbre de la Alianza.

El presidente estadounidense quiere abogar a favor del ofrecimiento a Ucrania y Georgia de un "plan de acción" que abra el camino a una futura integración de ambos países en la Alianza.

La iniciativa cuenta con la oposición de varios países miembros, preocupados por las divisiones internas de ambas repúblicas y la presión de Moscú, que ha asegurado que la mera apertura de negociaciones con Kiev y Tiflis supondría "pasarse de la raya".

Dado que el plan de acción debe aprobarse por consenso, las perspectivas de que salga adelante en Bucarest parecen escasas.

Centenares de personas se manifestaron el lunes en el centro de Kiev para protestar contra la OTAN y la presencia de Bush en el país.