Viernes, 12 de Octubre de 2007

Zapatero ve "artificial" el debate de los símbolos

El Rey considera un éxito la Fiesta Nacional y asegura que es un momento para estar todos unidos

FERNANDO GAREA ·12/10/2007 - 15:59h

"Era un día para estar todos unidos" y "todo ha salido muy bien, ha sido un éxito", dijo satisfecho el Rey en un corrillo con periodistas en la recepción celebrada en el Palacio Real.

Lo único que sucedió ayer fuera del protocolo es que el presidente del Gobierno fue abucheado durante el desfile previo, pero hasta eso estaba previsto porque ha ocurrido exactamente igual en los últimos dos años. Sólo superó la normalidad que la protesta se produjo en el preciso momento en que se homenajeaba a los soldados muertos en Líbano.La Fiesta Nacional del 12 de octubre llegó con Mariano Rajoy llamando a la movilización de los ciudadanos para expresar su "orgullo" de ser españoles y con el PP alertando de la situación de crisis institucional y protagonizando actos en defensa de la bandera.

Ayer todo fue normal, como dijo el Rey. La afluencia de ciudadanos al desfile, los atascos para salir de las ciudades, los actos minoritarios de independentistas en Cataluña y hasta los aplausos a la Legión. No hubo reflejo de la crisis nacional que apuntaba el PP.

Por eso, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, habló durante esa recepción de "debate artificial" abierto por el PP sobre los "símbolos". Su tesis es que quienes queman retratos del Rey son "apenas 200 o 300 sobre una población de 45 millones de españoles", que "no son más un mal ejemplo" y sólo si eso se amplifica por interés político.

Zapatero añadió que "la bandera es de todos y para todos", que "no hay discusión posible" y que los casos de ayuntamientos que no quieren poner la enseña "son muy concretos y localizados". "Hemos hecho más por la bandera que todos los demás gobiernos" y "este es uno de los debates más artificiales y, cómo no tienen capacidad para abrir otros, utilizan la carga emotiva y los aspectos simbólicos".

Explicó que en las elecciones no se vota sobre los símbolos y la bandera y se preguntó si el del PP es "el proyecto alternativo de las banderas". Lo mismo dijo sobre el Rey, de quien alabó su papel como jefe de Estado, que se plasma en su alta valoración ciudadana y en que "la Jefatura del estado goza de buena salud". También concluyó que sobre esto "no hay ningún debate mínimamente relevante ni en la sociedad ni institucionalmente sobre la monarquía y no tiene que haber ninguna defensa contra la acción de 100 o 150 personas en Cataluña".

Respecto a los abucheos que recibió, Zapatero también optó por minimizarlos: "Es ya un clásico, lo respeto porque forma parte de la libertad de expresión, estamos en un país libre y que cada uno haga lo que estime conveniente". Tan conciliador estaba ayer el presidente que pretendió convencer a los periodistas de que no ha visto el vídeo de Rajoy en el que se pedía a los ciudadanos que proclamaran "en casa o en la calle, de forma individual o con la familia o amigos" el "orgullo" de ser españoles.

En esa misma recepción, Rajoy defendió el contenido de su vídeo institucional porque, según dijo, "en España faltan certidumbres y rumbo". El líder del PP explicó que muchos embajadores acreditados en España le preguntaron ayer sorprendidos por qué el vídeo ha provocado tanta polémica.

Noticias Relacionadas