Viernes, 12 de Octubre de 2007

El Consejo de Seguridad, incluida China, deplora la represión en Birmania

El Consejo de Seguridad de la ONU urge a la Junta militar a liberar pronto a todos los prisioneros políticos y manifestantes detenidos

Reuters ·12/10/2007 - 10:44h

Reuters - El enviado de la ONU Ibrahim Gambari advirtió el viernes a Myanmar de potenciales repercusiones internacionales graves a causa de la crisis política en el país e instó a la Junta gobernante a liberar a todos los prisioneros políticos En la imagen, Gambari durante su informe ante el Consejo, el 5 de octubre de 2007. REUTERS/Chip East

China se ha sumado por primera vez a las potencias occidentales para lamentar la represión de las manifestaciones en favor de la democracia en Birmania e instar al diálogo político en el país, en una declaración del Consejo de Seguridad de la ONU.

El comunicado urgió a la Junta militar que lleva gobernando la antigua Birmania 45 años a liberar pronto a todos los prisioneros políticos y manifestantes detenidos y a preparar un "auténtico diálogo" con la líder de la oposición, Aung San Suu Kyi.

a diferencia de una resolución - requiere del consentimiento de los 15 miembros del Consejo, dejó aislado al Gobierno de Myanmar, dijeron diplomáticos occidentales.

Es la primera vez que el Consejo toma una medida oficial sobre Myanmar y supone un cambio en la posición de China, un vecino y socio comercial clave de Myanmar que antes había utilizado su derecho a veto para evitar las críticas a las autoridades del país.

La Organización de las Naciones Unidas dijo que el enviado especial Ibrahim Gambari iniciaría este fin de semana una gira por Asia que se espera que culmine con su segunda visita a Myanmar desde que la junta reprimió el mes pasado las manifestaciones lideradas por monjes budistas.

Las autoridades de Myanmar han admitido la muerte de 10 personas, pero gobiernos occidentales sostienen que la cifra es probablemente mucho mayor.

La "voz moral" de la ONU 

En una entrevista el jueves en la cadena PBS, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, señaló que Naciones Unidas continuaría utilizando su "voz moral" para buscar el cambio en Myanmar.

"Hemos estado movilizando a todas las posibles influencias políticas de líderes en la región y en el mundo", sostuvo.

"El Consejo de Seguridad deplora firmemente el uso de la violencia contra manifestaciones pacíficas en Myanmar", señaló el comunicado leído por el presidente del Consejo, el ganés Leslie Kojo Christian, después de que países occidentales y China debatieran el texto durante seis días.

El Consejo "subraya la importancia de la pronta liberación de todos los prisioneros políticos y de los detenidos", agregó.

"El Consejo de Seguridad hace hincapié en la necesidad de que el Gobierno de Myanmar cree las condiciones necesarias para un auténtico diálogo con Daw Aung San Suu Kyi y todas las partes y grupos étnicos involucrados, para lograr una reconciliación nacional", indica el documento.

Noticias Relacionadas