Viernes, 12 de Octubre de 2007

Supervivientes y familiares rinden homenaje a las víctimas del atentado de Bali

EFE ·12/10/2007 - 10:56h

EFE - Familiares y sobrevivientes de la explosión de una bomba en el 2002 en Bali, asisten hoy a la ceremonia de conmemoración, en el consulado australiano de Denpasar, Bali (Indonesia), del atentado terrorista del 12 de octubre que dejó 202 personas muertas, incluidos 88 australianos. EFE

Una representación de Australia formada por supervivientes, familias y autoridades homenajeó hoy a las víctimas del atentado terrorista perpetrado hace cinco años en la isla indonesia de Bali, en el que murieron 202 personas, entre ellas 88 turistas australianos.

El acto se desarrolló en los jardines del consulado de Australia, donde unas 140 personas rindieron tributo a las víctimas de los dos atentados cometidos el 12 de octubre de 2002 en dos establecimientos nocturnos de Bali.

Los participantes, algunos con fotos de los fallecidos, guardaron un minuto de silencio formados en fila ante una cruz de madera elevada en el recinto, plagada de coronas enviadas por varios países, como Australia, Indonesia, EEUU y el Reino Unido.

Greg Hunt, del ministerio de Exteriores australiano, dijo en nombre del primer ministro de ese país, John Howard, que los "australianos demostraron un gran valor, compasión y caridad frente al horror y la adversidad que siguieron a las bombas".

Añadió que Australia nunca cesará en la lucha contra el terrorismo y que el país seguirá perseverando para que se imparta justicia.

En este sentido, Hunt señaló que Australia mantiene su compromiso de cooperación antiterrorista con el Gobierno de Indonesia, donde financia proyectos de seguridad y de apoyo a las comunidades locales.

El atentado de Bali fue atribuido a la Jemaa Islamiya, considerada el brazo de la red Al Qaeda en el Sudeste de Asia, y responsable también de otros ataques contra intereses australianos en Indonesia.

En 2003 fueron condenados a muerte por dicho atentado los indonesios Iman Samudra, Alí Ghufron y Amrozi, que serán ejecutados en un futuro próximo, después de que a finales de diciembre el Tribunal Supremo de Indonesia rechazara sus apelaciones.