Jueves, 11 de Octubre de 2007

Una sentencia incómoda

Un juez británico descalifica la película de Al Gore sobre cambio climático por contener "nueve errores científicos".

LOURDES GÓMEZ ·11/10/2007 - 23:01h

Al Gore, durante una presentación de 'Una verdad incómoda'. ARCHIVO

El documental de Al Gore Una verdad incómoda (An Inconvenient Truth) continuará emitiéndose en los colegios ingleses pese a la acción judicial emprendida por el director de un colegio público y padre de dos hijos en edad escolar.

El juez Michael Burton ha dado la victoria parcial a Stewart Dimmock, al identificar nueve errores teóricos en la galardonada cinta del ex candidato a la presidencia estadounidense y calificarla en su conjunto como una "visión partisana política".

Pero la sentencia del juez Burton en el Alto Tribunal de Londres está lejos de censurar el documental de las aulas inglesas, como pretendía la denuncia de Dimmock.

El ministerio inglés de Educación ha repartido cerca de 5.000 copias en DVD de Una verdad incómoda como complemento didáctico en las lecciones de cambio climático en la red de colegios de primaria y secundaria.

La decisión del juez obliga a la Administración laborista a revisar la documentación adicional para dejar claro a profesores y alumnos que existen teorías alternativas a la defendida por Al Gore en su cinta.

Se trata, en definitiva, de prevenir la promoción en exclusiva de las ideas del demócrata estadounidense que, según decretó el juez, se exponen dentro de un "contexto de alarma y exageración".

"Lavado de cerebro"

A través de sus abogados, Dimmock acusó al Gobierno de Gordon Brown de "lavar el cerebro" de los escolares ingleses con "serias incorrecciones científicas, propaganda política y empalagosa sensiblería".

Padre de dos hijos, y director de un colegio de Kent, en el sur de Inglaterra, Dimmock está afiliado a un pequeño partido político, New Party, que aboga por la energía nuclear como apuesta de futuro.

En la web del partido , Dimmock celebra su magra victoria ­-el juez le salvó de pagar dos tercios de las costas legales­-, pero reconoce que ha perdido en su objetivo de hacer retirar los DVD de las aulas inglesas.

Empujado por su popularidad, y con el aval de un Oscar, el documental de Al Gore comenzó a distribuirse por la red escolar inglesa el pasado mayo, junto a cuatro cortos sobre los retos y efectos del cambio climático, y una serie de enlaces de Internet con contenido informativo adicional.

El secretario de Estado del Ministerio de Educación, Jim Knight, dijo, al anunciar la iniciativa: "El cambio climático es uno de los más importantes desafíos a los que hoy se enfrenta el planeta. Este material ayudará a proporcionar información e inspiración a los jóvenes".

El caso español

Al Gore visitó España el pasado mes de febrero y se reunió con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y con otras autoridades. El presidente prometió entonces impulsar la distribución del documental en los colegios.

El Ministerio de Medio Ambiente español aclaró ayer que quiere enviar una copia de la cinta a cada colegio para que el centro decida si quiere o no proyectarla.

El ministerio está negociando con la productora la financiación de la compra de películas, ya que las cifras son todavía "elevadas", según señalaron fuentes ministeriales.

Por el momento se desconoce la cuantía, la fecha para su envío a los colegios y el número de copias que se quiere adquirir, informa María García de la Fuente.


Noticias Relacionadas