Jueves, 11 de Octubre de 2007

73-98. Memphis desmonta al Estudiantes

EFE ·11/10/2007 - 23:54h

EFE - El ala-pívot español de los Memphis Grizzlies, Pau Gasol (i) dribla al pívot del MMT Estudiantes Daniel Clark durante el partido correspondiente al NBA Europe Live Tour que disputan ambos equipos hoy en el Palacio de los Deportes de Madrid. EFE

El Estudiantes ganó el domingo al Unicaja y el equipo malagueño, dos días después, lo hacía frente a los Memphis Grizzlies que, sin embargo, liquidaron de un plumazo a los chicos del Ramiro de Maeztu en el último compromiso de su gira de pretemporada fuera de las fronteras del Tío Sam.

El baloncesto internacional le ha comido mucho terreno al estadounidense. A la propia NBA, a la que ahora llegan refuerzos de todos los rincones el planeta, pero sobre todo de Europa. Y, además, a la otrora omnipotente selección nacional de las barras y las estrellas, que marcó un hito en Barcelona'92 con el 'Dream Team' (Equipo de Ensueño) y ahora atraviesa una crisis galopante de resultados y de identidad.

Pero la visita de Memphis al Estudiantes supuso un paso atrás en el tiempo. No es la primera vez que un equipo de la NBA pierde contra un rival foráneo. El Maccabi Tel Aviv israelí abrió la caja de los truenos hace dos años, cuando ganó a Toronto en su propia casa. Luego vinieron otros. El Barcelona rebasó a Philadelphia en la gira europea de la pasada pretemporada. El Unicaja, hace dos días, hizo presa en Memphis (102-99). En la cita del Palacio, por el contrario, renació la era de la dominación incontestable de los americanos.

Por eso la historia viajó hacia atrás en el tiempo en el Palacio. Porque Memphis, al que sólo excusa de la derrota en Málaga el hecho de estar al principio de su preparación, puso más de su parte contra el Estudiantes para evitar otro tropiezo inoportuno. Lo que sucedió entre el equipo de Pau Gasol y Juan Carlos Navarro y la formación colegial rememoró la época en la que el Atlántico parecía un obstáculo insalvable para la canasta europea y mundial.

Memphis ejecutó un monólogo sin emoción. Actuó como en un entrenamiento contra universitarios en la cancha privada de calentamiento. En términos boxísticos, hizo guantes, cambió unos cuantos golpes contra un 'sparring' que el sábado (22.00) juega contra el Barcelona en el Palau.

El Estudiantes guardó la gasolina que va a necesitar en la Ciudad Condal en cuanto vio el panorama de Memphis, que salió con Pau Gasol en el quinteto inicial y dejó a Juan Carlos Navarro en el banco hasta el minuto ocho. La irrupción del escolta internacional llenó de aplausos el Palacio.

Los americanos, sin embargo, comprobaron que el público aún recuerda las explosivas declaraciones del serbio Darko Milicic cuando su selección fue eliminada del Europeo. Fuertes manifestaciones contra los árbitros y contra todo lo que se le puso por delante que la grada le recordó con silbidos en todas sus intervenciones.

El cambio de reglas, con la línea de triples a 7,25 metros, las seis faltas personales y los cuartos de doce minutos, así como el resto de pequeñas diferencias que existen entre la normativa de la NBA y la del resto del baloncesto, tampoco ayudó a los colegiales. En especial para los triples. Cerraron la primera parte -veinticuatro minutos- con un tres de catorce desde el arco. Por suerte para los madrileños, los Grizzlies tampoco anduvieron finos (dos de quince).

Pancho Jasen, Javier Beirán y el estadounidense Larry Lewis fueron los destacados entre los de casa, los que mejor se acoplaron a las circunstancias, los que más quisieron divertirse en un choque desigual. Sólo el goteo de lanzamientos errados por los locales abrió un abismo en el rebote. Memphis cogió diecisiete más en los dos primeros cuartos (19 por 36).

Ni Gasol ni Navarro acapararon un gran protagonismo, pero los Grizzlies fueron sobrados a partir de un acertado inicio del alero Mike Miller y, sobre todo, de un mayor arsenal físico y técnico que un adversario ajeno a la Euroliga y a la Copa ULEB esta campaña, es decir, fuera del circuito VIP continental, no aguantó.

Memphis, con el uniforme adornado por la bandera de España en los laterales de la camiseta y del pantalón, demostró que la diferencia entre un equipo de clase media europea y otro de clase media en la NBA, como puede catalogarse a la franquicia de Tennessee, o incluso menos de acuerdo a sus resultados de la última Liga, es aún notoria según qué casos. La elite continental ha crecido mucho y muchos jugadores dan el salto al campeonato estadounidense, pero la NBA no es, a día de hoy, territorio estudiantil.

.

- Ficha técnica:

73 - MMT Estudiantes (11+22+19+21): Sánchez (9), Urtasun (4), Jasen (17), Lewis (14), Young (2) -cinco inicial-, Suárez (5), Pietrus (2), Clark (8), Lorbek (-), Beirán (10), Granger (-), Driesen (-), Martínez (-) y Torres (2).

98 - Memphis Grizzlies (32+20+28+18): Stoudamire (6), Miller (11), Gay (7), Gasol (10), Swift (7) -cinco inicial-, Conley (15), Milicic (13), Lowry (4), Jefferson (-), Cardinal (-), Brown (2), Jacobsen (11), Navarro (6), Warrick (4) y Kinsey (2).

Árbitros: Nies (USA), Grillo (ESP) y Mitjana (ESP). Excluyeron por personales a Young (m.37).