Jueves, 11 de Octubre de 2007

Detienen a un caníbal mexicano en plena faena

Calva estaba cociendo a fuego lento el brazo de su novia cuando le sorprendió la policía

AGENCIAS ·11/10/2007 - 21:05h

La culpa fue de los vecinos. El escritor mexicano José Luis Calva se disponía a desayunarse los restos, al limón, de su última pareja cuando la Policía irrumpió el lunes en su apartamento de un barrio de la capital.

Calva estaba cociendo a fuego lento el brazo de su novia Alejandra, a quien había descuartizado horas antes. En la mesa le esperaba el primer plato del menú: trozos de carne, supuestamente de Alejandra, aderezados con limón.

La Policía llegó al lugar alertada por los vecinos, que protestaban por el hedor que salía del piso de Calva. Al ser sorprendido, el escritor intentó huir tirándose desde un segundo piso. En la caída se produjo una fractura de cráneo.

Las investigaciones posteriores le vinculan con la muerte de otras dos mujeres en similares características.

Fan de Hannibal Lecter

Durante el registro posterior, la Policía encontró la pierna de su última pareja en el congelador, huesos en una caja de cereales y el tronco en el armario. También encontraron una novela inconclusa de Calva titulada Instintos Caníbales o 12 días.

Durante los interrogatorios se confesó admirador de otro caníbal: el personaje de Hannibal Lecter en la película El silencio de los corderos.