Jueves, 11 de Octubre de 2007

La leche, el pan y el pollo dan un susto a la inflación

Economía Redactor ·11/10/2007 - 20:48h

F.SAIZ/B.CARREÑO

Se cumplieron los malos augurios y los alimentos dieron un buen susto al Índice de Precios de Consumo (IPC) de septiembre, que se incrementó un 0,3% en términos mensuales .

Tras las especulaciones de agosto sobre el continuado incremento de precio de las materias primas, algunos productos característicos de la cesta de la compra, como la leche, el pan o el pollo, registraron fuertes subidas el mes pasado. El encarecimiento de esos tres alimentos explica por sí sólo la mitad de la subida del mes. La leche, con un aumento del 6,4% respecto a agosto, fue la que dio el empujón más fuerte al índice. Ya en agosto, la leche dio las primeras señales de aceleración inflacionista, al crecer un 2,3%, en respuesta a las tensiones en el mercado por el incremento de la demanda. Mientras, el pan y la carne de ave registraron en septiembre incrementos también notables, del 2,2% y del 2,8%, respectivamente. En conjunto, los precios de la alimentación subieron en el mes un 0,9%.

n términos interanuales (septiembre sobre septiembre), los datos facilitados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmaron que la tasa se situó en el 2,7%, tal y como había estimado el indicador adelantado publicado a finales de mes. Esa tasa supone un salto importante respecto al mes de agosto, que cerró con un incremento del 2,2%.

También los carburantes

En este brusco cambio de ritmo influyó la subida de la alimentación, que aportó una de las cinco décimas de subida, pero sobre todo fueron los carburantes los que movieron el índice. En este caso, el incremento de las restantes cuatro décimas de diferencia se explica por el denominado efecto escalón de los precios del petróleo y sus derivados. Puesto que en el mes de septiembre de 2006 los precios de la energía cayeron considerablemente, la comparación con la evolución de 2007, en que subieron moderadamente (un 0,8%) se salda con un incremento muy notable de la tasa interanual.

La subida de los últimos doce meses amplió a 0,6 puntos (dos décimas más) el diferencial de inflación con los países de la zona del euro, lo que se traduce en una pérdida de competitividad para la economía española. También se produjo un cierto deterioro en la inflación subyacente, es decir, aquella que descuenta los elementos más volátiles del índice general (energía y alimentos no elaborados) y que por tanto mide las tendencias más estables de los precios. En este caso, la tasa pasó en septiembre del 2,5% al 2,6%. El secretario de Estado de Economía, David Vegara, restó importancia a esta desviación al alza.

El IPC también ofreció algunas señales positivas. En particular, se moderó el ritmo de crecimiento de los precios de los servicios, que pasó del 4,0% al 3,7%. Pese a que esa tasa interanual está bastante por encima de la del índice general, es la más baja de 2007 y la primera vez en el año que se produce un descenso tan significativo.

Tendencia hacia el 3%
La aceleración de las tensiones inflacionistas durante elmes de septiembre puede volver a repetirse en lo que queda de año, según reconoció Vegara. El secretario de Estado confirmó que su Departamento espera para finales del ejercicio una tasa interanual de alrededor del 3%.