Jueves, 11 de Octubre de 2007

Peter Caruana camina hacia su cuarta victoria en Gibraltar

Su rival, el socialista Joe Bossano, le acusa de ceder a las presiones territoriales de España

PÚBLICO ·11/10/2007 - 20:46h

Peter Caruana.

Los medios gibraltareños prevén que Caruana obtendrá una victoria corta pero suficiente sobre el socialista Joe Bossano para ser reelegido por cuarta vez consecutiva. Del resultado final depende la soberanía del Peñón, ya que está en juego si se mantienen los actuales acuerdos territoriales suscritos con España.

Bossano denunció durante la campaña que de confirmarse el triunfo de Caruana, su primera medida será renunciar a la reclamación histórica de autodeterminación por parte de los gibraltareños. El líder socialdemócrata se defendió ayer con uñas y dientes de esta acusación al afirmar que tiene "la certeza de haber gobernado bien" durante los tres últimos mandatos. Su rival político, y ex ministro principal del Peñón entre 1988 y 1996, insistió que no cejará hasta lograr revisar los Acuerdos de Córdoba suscritos entre Madrid, Londres y Gibraltar, el denominado Foro de Diálogo. Este organismo se creó en 2004 para mejorar la cooperación en la zona.Bossano barajaba la posibilidad de convocar una consulta pública que determine el futuro de la colonia. Ayer, más de 17.000 gibraltareños, el 80% del censo electoral, acudieron a las urnas para renovar los 17 escaños que forman el Parlamento del Peñón.
Peter Caruana, que depositó su voto a las 10.30 horas en el Gibraltar Youth Centre, calificó el Foro de Diálogo como la mejor vía "para hablar de la soberanía". En su opinión, se trata de un organismo "con la agenda abierta y, por tanto, con libertad para que España exponga sus demandas territoriales, como yo para exigirles a ellos que reconozcan nuestro derecho a la autodeterminación".

Algunos obstáculos

Bossano optó ayer por rebajar el tono que ha mantenido durante toda la campaña. El socialista negó que vaya a suponer un escollo en las ya de por sí complicadas relaciones con España. "Aceptarán nuestra voluntad como nosotros tendríamos que aceptar que allí pudiera ganar Rajoy. No me opongo a la implantación del Instituto Cervantes pero sí a financiar el proyecto. Si se enfadan por cosas tan insignificantes, ¿qué harán cuando haya algo gordo? ¿Declararnos la guerra?", ironizó.

Un conflicto territorial a tres bandas

El Foro de Diálogo entre España, Reino Unido y Gibraltar de 2004 ha proporcionado más avances en materia transfronteriza que cualquier fórmula utilizada con anterioridad. La aceptación británica de dar voz y voto a su colonia sobre cuestiones comerciales permitió abrir en 2006 una ruta aérea diaria entre Madrid y Gibraltar. España nunca ha escondido su ambición por recuperar la soberanía del Peñón. Sin embargo, el Gobierno de Peter Caruana ha vendido que este foro es el escenario ideal para explicar que la solución al contencioso pasa por reconocer su derecho a la autodeterminación. Los británicos aseguran que jamás permitirán un referéndum de estas características.