Jueves, 11 de Octubre de 2007

EEUU desata la ira de Turquía

El Comité de Exteriores del Congreso estadounidense aprobó el pasado martes una resolución en la que describió como genocidio las matanzas de armenios en 1915. Esta resolución ha levantado las iras de Turquía, lo que amenaza con comprometer unas relaciones ya tensas por el conflicto de Irak.

PÚBLICO ·11/10/2007 - 20:32h

Manifestación en la plaza de Taksim en Estambul, Turquía, contra EEUU. Tolga Bozoglu/EFE

A George Bush se le multiplican los frentes en todo lo que atañe a Irak. Además de bregar con un conflicto que dista mucho de estar mejorando, el presidente norteamericano se enfrenta ahora a una situación muy complicada con Turquía, un país clave para su estrategia en Irak y Afganistán.

El martes, haciendo caso omiso de las advertencias de Bush, el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes estadounidense aprobó, por 27 votos a favor y 21 en contra, una resolución no vinculante en la que define como genocidio las matanzas de armenios en 1915 por parte del imperio otomano.

El tema es de los que tocan hondo la sensibilidad turca. El genocidio de un millón y medio de armenios es una responsabilidad histórica que Turquía nunca ha aceptado. De ahí la airada reacción de sus líderes.

Relaciones deterioradas

Ankara llamó a consultas a su embajador en Estados Unidos, Nabi Sensoy, como medida de protesta ante la resolución.

El descontento del Gobierno turco ya lo había dejado claro el presidente de la República, Abdullah Gul, que aseguró que "esta inaceptable decisión del comité no tiene validez ni respetabilidad para el pueblo turco. Algunos políticos de EEUU sacrifican los grandes asuntos por pequeños juegos de política interna".

La alusión es clara. Desde que el pasado mes de noviembre los republicanos perdieran la mayoría en el Congreso, Bush lidia con una férrea oposición a su gestión de la guerra de Irak, no sólo en el extranjero, sino también en su propio Parlamento.

La resolución, pendiente de debate en el pleno de la Cámara, se ha aprobado justo cuando Bush intentaba disuadir a Turquía de su proyecto de autorizar una incursión de sus tropas en el norte de Irak.

El objetivo de esta misión es perseguir a los rebeldes del PKK, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán. El oprobio con el que, según las tesis turcas, les ha cubierto el Comité de Exteriores de Estados Unidos no será de ayuda a la hora de convencer a este país de que cambie sus planes.

La Administración norteamericana se opone al plan turco porque considera que una incursión semejante podría desestabilizar el norte de Irak, una de las regiones en las que ha conseguido mantener el control de la situacion.

El conflicto iraquí y los puntos de vista opuestos que sobre él han mantenido Estados Unidos y Turquía ha sido la causa del alejamiento de dos países otrora aliados.

A la tensión en unas relaciones no tan estrechas como antaño, se añade esta resolución del comité de Exteriores, que Bush y otros miembros de su Gobierno se han apresurado a desautorizar.

Quienes han votado a favor han restado importancia a la repercusión que la condena puede tener.

"Creo que las relaciones entre Estados Unidos y Turquía son lo suficientemente importantes como para sobrevivir a que se reconozca la verdad", dijo el representante demócrata por California, Adam Schiff.

La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, no está de acuerdo. El martes resumió la situación arguyendo que, si el Congreso respalda la resolución, "los esfuerzos de Estados Unidos en Irak y Afganistán podrían desestabilizarse".

Irak y la cuestión armenia: el origen de la discordia

Los antecedentes:
La Cámara de Representantes aprobó dos resoluciones similares a la del martes en 1975 y 1984, que, sin embargo, no llegaron a ser confirmadas por el Senado.

El punto de inflexión:
Las relaciones entre Estados Unidos y Turquía se enfriaron a partir de 2003, cuando Ankara negó su permiso para que que las tropas norteamericanas atravesaran su territorio durante la invasión de Irak.

Las posibles represalias:
Turquía podría restringir el uso de la base de Incirlik y el paso a Irak a través de Habur, puesto fronterizo clave para el abastecimiento de las tropas de EEUU en Irak.