Jueves, 11 de Octubre de 2007

El humor con tinte 'gore' de "Teeth" (dientes) mereció aplausos y risas

EFE ·11/10/2007 - 21:29h

EFE - El realizador español Manuel Carballo, durante la presentación en Sitges de "El último justo". EFE

El actor neoyorquino Mitchell Lichtenstein ha presentado hoy su primer largometraje, "Teeth" (dientes), a medio camino entre la comedia adolescente y el cine 'gore', cinta saludada con risas y aplausos durante su proyección en el festival.

El hijo del emblemático artista plástico neoyorquino Roy Lichtenstein ha traído a la sección competitiva Fantàstic de Sitges un filme que tiene como protagonista a una joven puritana con vagina dentada.

Muestra "Teeth" el resultado que los dientes producen, con penes ensangrentados en el suelo o los dedos amputados del ginecólogo, escenas de un filme que, al parecer, causó cuanto menos asombro en los festivales de Sundance y Berlín.

La idea sale de un mito real, el de la "vagina dentata", del que el cineasta tuvo noticia cuando estudiaba por boca de una profesora feminista y que ha convertido ahora en filme.

La poseedora de la vagina amputadora es una joven que da mítines en una organización puritana y que condena el sexo antes del matrimonio, con lo que el cineasta ha vertido en el filme una crítica a ese puritanismo extremo que reinó en su país en sus años mozos.

Siguiendo esa línea puritana que recrea el filme, en ningún momento aparece la susodicha vagina en la pantalla, ni siquiera en los libros de texto de la escuela de la muchacha, de cuyos libros el aparato reproductor femenino ha sido tapado con una pegatina, que no el masculino.

El director de cine presenta a la protagonista (Halle Appleman), una muchacha recatada, rubia y bonita, como una superheroína buena, cuyas hazañas a medida que se iban produciendo fueron aplaudidas por el público que asistió a la proyección.

La otra cara de la moneda la ha protagonizado también hoy en Sitges el director de Chicago Stuart Gordon, que vuelve al terror psicológico con "Stuck" (Pegado), "una película basada en un hecho real que apareció en los diarios en 2003", ha dicho.

Como ya hizo con "Edmond", presentada en Sitges el año pasado, Gordon presenta en "Stuck" a un hombre "normal en un día normal", en este caso un ejecutivo que ha perdido la casa y el empleo y se convierte en un indigente.

Producción de Canadá, Estados Unidos y Reino Unido, la película del director de "Re-Animator" recrea la historia de una joven enfermera que trabajaba en un hospital de jubilados, una persona aparentemente normal y buena que, bajo los efectos del éxtasis, atropelló a un hombre y lo escondió en su garaje.

Así, en "Stuck" la rubia actriz de "American Beauty", Mena Suvari, encarna a esa enfermera en la historia macabra de una joven a punto de ascender en su trabajo, que gusta de ambientes afroamericanos, que sale de la discoteca donde ha tomado droga, atropella a un hombre, se lo lleva empotrado en el parabrisas, lo deja en su garaje para que se desangre y pasa el resto de la noche haciendo el amor con su novio traficante de droga.

El cineasta retrata en un momento del filme, según ha dicho, "el miedo real que tienen" los vecinos hispanos de la joven cuando no denuncian a la Policía los gritos que oyen en el garaje "por miedo a ser deportados al no tener los papeles en regla".