Jueves, 11 de Octubre de 2007

"Se regala suelo para colegio concertado"

Los ayuntamientos madrileños ceden parcelas públicas a bajo precio para colegios concertados

MARTA HUALDE ·11/10/2007 - 20:27h

Uno de los colegios construidos con concesión de suelo público. J.R. LADRA

En los últimos siete años en la Comunidad de Madrid se ha colgado el letrero de “Se regala suelo público para colegio concertado”. Según denuncian los sindicatos y la oposición, desde el año 2000, los ayuntamientos han cedido 50 parcelas municipales para estos centros privados que reciben dinero público para escolarizar a niños. “Con los irrisorios precios de salida, se ve que la concesión está amañada”, señala Eduardo Sabina, portavoz de Educación de UGT. La cesión se realiza tras una subasta pública de parcelas de la Administración para colegios concertados. El plazo de la concesión del suelo oscila entre 50 y 75 años.

Ya se han dado entre 500.000 y 700.000 metros cuadrados “casi regalados”, en estas dos legislaturas, calcula Sabina. Cuenta, por ejemplo, que se otorgan parcelas de 22.000 m 2 con precios de salida totales de 4.500 euros. En la puja, los adjudicatarios las consiguen sin siquera duplicar esa cantidad. Lo compara con el precio de la vivienda: “Mientras un ciudadano paga en Madrid alrededor de 16.000 euros al año por un piso de 100 metros cuadrados, un colegio privado da la mitad por más de 20.000”.

Municipios del PP

Este proceso “no tiene parangón” en España, agrega el secretario general de Educación en CC.OO, Francisco García. Y le achaca al PP esta política “privatizadora”: El 86% provienen de ayuntamientos conservadores. “El anterior consejero de Educación, Luis Peral, iba a los ayuntamientos a pedir el suelo, que es de todos, para la empresa privada. A los alcaldes de izquierdas les presionaba con no construir colegios públicos si no cedían las parcelas”, asegura García. Entre los terrenos cedidos, dos provienen de municipios del PSOE (Aranjuez y Alcorcón)y uno de coalición PSOE-IU (Escorial).

La Consejería de Educación argumenta que la concesión “es una figura para la gestión de un servicio público que tiene plena cobertura legal”. El suelo se adjudica según las bases de cláusulas administrativas “con absoluta transparencia y garantía de objetividad”, dice. “En ningún caso menoscaba la calidad educativa”, asegura. Se escuda en la “importante demanda” de plazas en la concertada, aunque no especifican la cifra, y en que con esta oferta las familias pueden elegir el centro que quieran.

Despilfarro ‘a fondo perdido’La asociación mayoritaria de padres y la oposición también están en contra. El presidente de la FAPA Giner de los Ríos, José Luis Pazos, cree que “este despilfarro de suelo público podría tener otra tipificación legal”. Cree que se ceden parcelas “a fondo perdido por un canon ridículo”.

Para la portavoz de Educación de IU, Lali Vaquero, el suelo público se está “medio regalando” a colegios que descartan a los inmigrantes y “seleccionan” a los alumnos. Fátima Peinado, portavoz del PSOE de Educación, censura que se ceda suelo a “entidades sin experiencia en el campo de la educación y a grupos religiosos que separan a niños de niñas”. Aunque lo habitual es que los conciertos se concedan en función de las necesidades educativas, CCOO asegura que no está siendo así. “Se hacen en pueblos donde ya hay centros públicos con puestos suficientes o antes de que se haga uno público.

"Estos colegios son un negocio" 

 Ángel Bravo, director financiero de una promotora de centros concertados

"Esto es un negocio, no un piso para vivir y no son comparables los precios de las parcelas para pisos con las de colegios", explica el director financiero de la sociedad promotora de centros educativos Alfedel, Ángel Bravo. Esta asociación se encarga de promocionar la creación de centros concertados y ha impulsado 14 centros en Madrid en la última década. "El precio varía, no hay un coste estipulado por cada metro cuadrado. Depende del concurso. Puede ser caro pero también rentable", señala Bravfo a Público. Asegura que se trata de una "inversión fuerte" pero que siempre se realiza un estudio de mercado y un plan de viabilidad. De esta forma, las promotoras de colegios privados comprenden que puede resultar "alto" el precio pero ven que luego "sale rentable".

"La inversión revierte también a la Administración", según el director financiero de Alfedel, cuyos centros tienen entre 1.500 y 2.000 alumnos. "Cuando pasa el período de concesión del suelo público (50-75 años), la inversión realizada por estas empresas se queda en manos de los ayuntamientos o de la Comunidad, que al final propietaria del terreno", concluye el responsable financiero 

6.000 euros al año

Por una parcela en Barajas de 18.314 m2 se cobran 6.000 euros anuales con cuatro años de exención de pago.

359.175 Metros cuadrados

Sólo el Ayuntamiento de Madrid ha cedido 359.175 m 2 desde el año 2000 para levantar centros privados en suelo municipal.

1.155 euros

La matrícula de uno de los colegios privados en suelo público asciende a 1.155 euros ; y el curso, hasta 4.780 euros.

45.000 euros

Algunas empresas piden 45.000 euros como aportación para ser cooperativista del colegio.