Jueves, 11 de Octubre de 2007

Terapias contra una espera fatal

El Gobierno acelera el acceso a tratamientos experimentales en enfermos con patologías sin solución

ANTONIO GONZÁLEZ ·11/10/2007 - 19:32h

El ministro de Sanidad, Bernat Soria, en la rueda de prensa del Consejo de Ministros. EFE

Los pacientes españoles que sufren enfermedades raras o patologías que no tienen tratamiento, así como determinados enfermos de cáncer, tendrán un acceso más rápido a las terapias experimentales derivadas de las últimas investigaciones que se desarrollen tanto en España como en otros países. Esta es, al menos, la voluntad del Gobierno, que aprobó ayer dos iniciativas impulsadas por el ministro de Sanidad, Bernat Soria, para beneficiar a aquellos enfermos que “no tienen cinco o seis años” para esperar a la comercialización de una nueva terapia.

La primera de estas iniciativas es el Plan de Terapias Avanzadas, dotado con 21 millones de euros, que permitirá acelerar, ya en esta legislatura, el acceso a 12 tratamientos en patologías que no tienen protocolo terapéutico.

Diabetes, distrofias y ELA

En concreto, el Plan se centrará en una primera fase en el trasplante de islotes pancreáticos contra la diabetes; en la regeneración de piel, hígado, hueso y cartílago; y, además, en las terapias celulares contra las complicaciones de la diabetes, la cardiopatía, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la esclerosis múltiple, la enfermedad injerto contra huésped, la enfermedad de Crohn, las lesiones medulares y las distrofias musculares.

En cada una de estas líneas hay en la actualidad expertos españoles trabajando en investigaciones en las que “hay muchas esperanzas puestas”, según explicó Soria en la conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. “No queremos esperar cinco o seis años a que determinadas terapias se puedan aplicar a estas patologías y lo que hace el Gobierno es acelerar este proceso para que, si alguna terapia tenía que estar disponible en 2012, llegue en 2008”, dijo.

Soria se refirió, en concreto, a determinadas distrofias musculares cuyo diagnóstico lleva implícito el fallecimiento del paciente en poco tiempo. Así dijo que, si bien todas las personas tienen fecha de caducidad, el problema con estas patologías es que los enfermos además conocen esa fecha. Este Plan se desarrollará en colaboración con las comunidades autónomas y contará con el asesoramiento de un comité en el que estarán “los mejores del mundo, si puede ser”, en palabras del ministro.

La segunda iniciativa aprobada ayer por el Ejecutivo es una estrategia para la transmisión acelerada de avances científicos a los pacientes con cáncer, una acción transversal que contará con una dotación de 90,7 millones de euros, aportados por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas. La estrategia se centra en aquellos tumores para los que no hay todavía una pauta terapéutica adecuada (en torno al 50% del total).

De forma similar a lo que ocurre con el Plan de Terapias Avanzadas, el fin es que el conocimiento científico se traslade cuanto antes a una red de investigación clínica.

Lección práctica de medicina

Bernat Soria no pudo evitar ayer que prevaleciera durante algunos momentos su condición de médico y profesor. Así, ofreció una auténtica lección de Medicina tanto a sus compañeros en el Gobierno como a los periodistas que asisten a la tradicional conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El ministro llegó a enseñar a sus compañeros en el Ejecutivo fotos de pies con gangrena para mostrar las consecuencias de la diabetes, o hizo saber después a los periodistas presentes que el 80% de ellos (un dato extensible a toda la población) acabará falleciendo por un infarto de miocardio o por un accidente vascular cerebral.