Jueves, 11 de Octubre de 2007

El Gobierno de Estados Unidos empieza las pruebas de un escáner de cuerpo entero para los aeropuertos

Los grupos de defensa de las libertades civiles temen posibles abusos de la privacidad de los pasajeros 

 

PÚBLICO / EFE ·11/10/2007 - 18:37h

Escáner de cuerpo entero. TSA

El Gobierno de Estados Unidos iniciará mañana pruebas en un aeropuerto de Arizona con un escáner del cuerpo que, en cuestión de segundos, podrá detectar armas y explosivos ocultos en los pasajeros.

Si los resultados son positivos, este escáner podría reemplazar a los arcos detectores de metales utilizados en la actualidad, según indicó la Administración para la Seguridad en el Transporte (TSA).

Esta agencia afirma en su página que la tecnología no utiliza radiación. Sin embargo, explica que funciona con unas ondas electromagnéticas denominadas "onda milímetro"

La polémica sobre la privacidad 

Ante las reticencias sobre la privacidad de las personas, la TSA ha enfatizado que el escáner será respetuoso con ese derecho al no almacenar datos ni imágenes: "Una vez que el agente de seguridad haya revisado la imagen, la imagen será borrada de forma permanente. El agente no podrá imprimirla, ni exportarla, archivarla o transmitirla", aseguraron.
Además, la imagen tampoco podrá ser vista por otros empleados o pasajeros en el aeropuerto, ya que el terminal de la máquina está instalada en un área remota, apartada del proceso de revisión de los viajeros, agregó.

Estas garantías no satisfacen a grupos como la Unión de Libertades Civiles de EEUU. Han criticado este tipo de tecnología que, a su juicio es una intrusión en la intimidad de los pasajeros.

Pruebas múltiples 

La primera prueba se llevará a cabo en el aeropuerto internacional de Sky Harbor, en Phoenix, capital del estado de Arizona. Se realizará a pasajeros que hayan sido identificados por las autoridades para revisiones adicionales.

La TSA cuenta con estos escáneres, que no requieren ningún contacto físico, en una cárcel de Pensilvania, y en varios tribunales en Virginia, Colorado Springs (Colorado), Los Ángeles (California) y el Condado Cook (Illinois).

También se está utilizando esta tecnología en varios aeropuertos internacionales, entre ellos en el Reino Unido, España, Japón, Australia, México, Tailanda y los Países Bajos, indicó la agencia federal.

Cada máquina cuesta al menos 100.000 dólares. La agencia ya ha adquirido un total de ocho escáneres y tiene previsto comprar otros equipos para instalarlos en los aeropuertos de JKF en Nueva York, y Los Ángeles.

Con estas pruebas, las autoridades encargadas de la seguridad en el transporte tratan de determinar si el escáner, que también puede detectar metales, plásticos y líquidos, es un método más eficaz que la revisión física de los pasajeros.