Archivo de Público
Martes, 25 de Marzo de 2008

Carod renuncia a controlar ERC

Se presentará a las primarias para ser candidato pero no optará a cargos en el congreso de junio

Ferran Casas ·25/03/2008 - 22:05h

El 9-M, horas después de que las urnas certificaran el varapalo a Esquerra, Joan Puigcercós movió ficha. El secretario general dio un golpe de mano dejando el Gobierno y se refugió en el partido para disputar en franca ventaja el liderazgo electoral de ERC (el interno nadie se lo cuestiona) a un Carod maniatado por su cargo institucional. Ayer fue Carod quien movió ficha para sorpresa de propios y extraños.

El vicepresident arriesgó como el que se sabe con poco o nada que perder y dio una vuelta de tuerca en la enrevesada situación de Esquerra: anunció que no optará a ningún cargo en el partido que aún preside en el congreso de junio. No quiere cargos pero sí seguir como candidato de Esquerra y referente independentista en el tripartito. El cónclave será un cara o cruz para Puigcercós. De salir éste malparado, Carod recuperará enteros.

Candidato sin cargos

Josep-Lluís Carod-Rovira tira, por tanto, la toalla de Esquerra pero no renuncia, ni mucho menos, a ser cabeza de cartel en las elecciones que se prevén para finales de 2010. En una entrevista en Catalunya Ràdio el número dos del Gobierno catalán aseguró que da paso para, como dicta el manual, "propiciar la renovación" y airear "a fondo" la dirección. Para seguir de candidato (sería la cuarta vez) debería vencer unas primarias aún sin fecha y que el aparato barajaba, al menos hasta ayer, hacer coincidir con el congreso.

Puigcercós, que ayer apareció descolocado en el tablero de tacticismo extremo donde se dirime la crisis, pretendía enfrentarse en junio a Carod por la presidencia del partido arrogándose de facto la condición de candidato si vencía.

Carod, con pocas opciones de salir airoso del cónclave, optó ayer por ganar tiempo eludiendo la cita y dejando a Puigcercós sólo ante los críticos a riesgo de salir malparado del supersábado republicano. Ese día los 10.000 militantes votarán de forma directa presidente y secretario general.

En las últimas horas el sector de Puigcercós incrementó la presión para rendir a Carod ofreciéndole una presidencia honoraria del partido y dejarle en el Gobierno hasta 2010. A cambio, le exigían ceder al secretario general la condición de cabeza de cartel. Pero Carod hizo lo contrario y optó por sobrevivir políticamente.

El entorno de Carod explicaba que su movimiento respondía a la necesidad de evitar un enfrentamiento que "dañe" al partido y esperaba que Puigcercós se retirara también de la carrera de junio (pese a no tener ya refugio gubernamental) para facilitar un pacto. Llamaron al consenso mientras se amagaba con que Carod apadrinase candidaturas a la presidencia y a la secretaría general, bien a través de sus afines o entendiéndose con los críticos, que han formalizado su voluntad de concurrir a la doble elección. Puigcercós lo hizo ayer por la noche e intentará llegar "con fuerza y sumando voluntades" a la presidencia del partido.

Preservar el Gobierno

Carod aseguró que su decisión de "dejar paso" en Esquerra después de 12 años de liderazgo compartido con Puigcercós protege al Gobierno catalán, una vez que el secretario general, que opta, dejó la conselleria y él, que sigue, no busca cargo orgánico alguno.

El entorno de Puigcercós no lo veía así y, lisa y llanamente, atribuía que el vicepresident se desentienda del partido, una tarea que nunca le ha atraído, a una "deserción" que la militancia "penalizará".

Carod, que ayer por la tarde presidió una tensa ejecutiva de Esquerra donde se evitaron referencias a su gesto, siguió con sus guiños a los críticos en la entrevista. Esta actitud es de las más fáciles de interpretar de entre las que se suceden: a más fuerza de los críticos en junio más débil será Puigcercós y, por tanto, más opciones para Carod de volver a ser candidato en 2010. Ni para ti ni para mi vino a decir ayer un Carod que defiende sus opciones como gato panza arriba.

Habrá barreras y empieza el baile de rumores

Avales requeridos

La dirección de ERC, controlada por Puigcercós, acordó ayer fijar en el 5% de avales de las bases (cada militante sólo podrá firmar por un candidato) los necesarios para optar a la secretaria general o a la presidencia pese a que los estatutos no hablan de cifra alguna. Para presentarse a las primarias para candidato a presidir la Generalitat (lo que pretende Carod) si que fijan un 10% de avales de la militancia. La medida del 5% para junio se acordó con ánimo de impedir que militantes poco representativos opten a los cargos más altos . Los críticos, que afirman tener apoyos muy superiores al 5% de las bases, denunciaron la medida.

URIEL BERTRAN (Esquerra Indepedentista)

El líder de la corriente Esquerra Independentista, el diputado Uriel Bertran, optará a la secretaria general. Jaume Renyer, un jurista hasta hace poco afín a Carod (le hizo de chófer en su visita a ETA en Perpinyà en 2003), optará a la presidencia. El exconseller Joan Carretero, de Reagrupament.cat, también pretende la presidencia.

JOAN PUIGCERCÓS (Sin secretario general) Puigcercós no ha desvelado a quien propondrá para que le releve en la secretaria general. Este parece ser un cargo que se reserva para posibles trueques, que se pueden producir con cualquiera de los otros tres sectores en liza para el congreso de junio. En todo caso, el sector mayoritario ha barajado para este cargo los nombres de Joan Ridao o Josep Huguet.