Archivo de Público
Martes, 25 de Marzo de 2008

Interior piensa que los asesinos de Isaías Carrasco atentaron también en Calahorra

Varias fuentes apuntan a que puede haberse formado un nuevo comando en Vizcaya con personas no fichadas por la Policía

PÚBLICO.ES/EP ·25/03/2008 - 19:01h

El Ministerio del Interior trabaja con la hipótesis de que un comando de ETA, probablemente asentado en la provincia de Vizcaya y dividido en dos grupos, sea el autor del atentado contra la casa cuartel de Calahorra el pasado viernes y también el que asesinó al ex concejal de Mondragón Isaías Carrasco.

Según esta misma hipótesis, ese grupo, formado casi en su totalidad por etarras no fichados, podría ser el responsable de todos los atentados cometidos desde el final de la tregua, proceso violento inaugurado con el dirigido contra la casa cuartel de Durango el 24 de agosto de 2007 y que supuso el regreso a la violencia tras la declaración formal de ruptura el 5 de junio de ese año.

Sin embargo, no existe unanimidad entre los Servicios de Información. Según la agencia Europa Press, algunas fuentes de la lucha antiterrorista dan por segura la existencia de otros comandos de la banda terrorista en el País Vasco y coinciden en que ETA habría tejido varias redes de miembros no fichados, como ocurrió con el 'comando Elurra', radicado en el norte de Navarra, responsable del atentado de la T-4 y en el que no 'militaba' ningún 'liberado'.

Ese comando dependía directamente del jefe de operaciones especiales en aquel momento, José Antonio Aranibar, y los existentes ahora lo podrían hacer de algún miembro 'liberado' que habría cruzado la frontera desde Francia.

En este sentido, las fuentes consultadas recuerdan los varios meses que Ekaitz Aguirre pasó escondido en Vitoria, tras la desartiulación del comando Vizcaya, y que habría aprovechado para formar una estructura en la provincia de Alava, que podría extender su campo de actuación a Guipúzcoa.

Sin ocultar sus rostros 

El hecho de que miembros 'legales' de ETA participaron en el atentado de Calahorra está avalada por el hecho de que los secuestrdores de la pareja propietaria del vehículo que sirvió de coche-bomba actuaron a cara descubierta.

En cuanto a las únicas imágenes disponibles de los autores, las del hombre que aparca el vehículo --con el rostro cubierto--, su altura parece superior a la del hombre con barba postiza que efectuó los disparos contra Carrasco. Este último superaría en poco el metro setenta, según se desprende de la trayectoria de los cinco disparos efectuados y que fue analizada por la Ertzaintza.

Su estatura se confirmaría si el pistolero no fuera muy experimentado, ya que de ser así podría haber flexionado las piernas y su estatura real podría superar el metro ochenta.