Archivo de Público
Martes, 25 de Marzo de 2008

Francia sopesa boicotear los Juegos Olímpicos de Pekín

Sarkozy decidirá "en función de la respuesta que den las autoridades chinas" al conflicto con el Tíbet

PÚBLICO.ES ·25/03/2008 - 14:38h


"Mi respuesta definitiva será acorde con la evolución de las circunstancias que se están viviendo en el Tíbet". Nicolas Sarkozy, después de haber llamado ayer a la calma y a la moderación a las autoridades chinas amenaza hoy con un posible boicot total a los Juegos Olímpicos de Pekín o, quizá, con un boicot parcial (y simbólico) a la ceremonia de apertura. Depende.

"Le he expresado a Hu Jintao mi preocupación y le he pedido que se contengan e inicien un proceso de diálogo. Un emisario de mi Gobierno se ha reunido con personas cercanas al Dalai Lama y, en función de esta reunión, espero que haya diálogo". Sarkozy aprieta de esta manera un poco más las cuerdas a China apostando incluso por terminar la partida con un órdago: o se acaban los muertos, o no hay Juegos. 

Más moderados se han mostrado su secretaria de Estado para los Derechos del Hombre, Rama Yade, y su ministro de Exteriores, Bernard Kouchner. Éste hizo una especie de llamada a la cordura del presidente en los micrófonos de Europe 1 con un rotundo "no podemos ser más tibetanos que el Dalai Lama, pero estemos con él y con nuestros amigos chinos porque ellos también saben que la violencia no puede continuar". Yade, por su parte, se ha mostrado contraria a un boicot a los juegos porque "ni siquiera el Dalai Lama ha hecho un llamamiento de ese tipo". Otra cosa sería la ceremonia de apertura: "Si la violencia continúa me costaría bastante asistir", dijo.

 'Sarkoglobal'

Sarkozy, como casi siempre que salta a la palestra mediática, ha recibido numerosas críticas de todas partes. Para empezar, el ex primer ministro de su propio partido, Alain Juppé, cree que es intolerable que Occidente le diga a China que "mate con moderación" en el Tíbet. "¿Qué estamos escuchando de boca de todos los responsables occidentales desde Washington a Bruselas, pasando por todas las capitales europeas? Nada más que llamadas a la moderación. "Y nosotros qué hacemos [en alusión a las palabras de Sarkozy]: pedir moderación ¿Es que hay un caso más sangrante de la violación de las libertades fundamentales de un pueblo oprimido desde hace años?", reivindica en su blog.

Sarkozy le ha respondido esta mañana diciendo que "Alain Juppé tiene derecho a expresar su opinión, pero veo que cuando él era primer ministro el problema del Tíbet ya existía y no creo que Jacques Chirac se opusiera a que viajase a China para resolverlo".

La oposición socialista ha criticado también en este sentido la pasividad del presidente en lo que concierne al Tíbet, algo que Sarkozy no traga. El presidente pone como ejemplo inmediatamente sus últimas actuaciones surcando los mares para solucionar conflictos internacionales: "Nunca me he metido en el bolsillo la bandera de los Derechos Humanos. Ahí están los ejemplos de Chad, las enfermeras búlgaras o el caso de Ingrid Betancourt".

Visiones enfrentadas

Mientras, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha apelado a la calma y ha pedido que los 27 países miembros de la Unión Europea definan una "posición conjunta" en relación con el conflicto. Estados Unidos tampoco quiere mencionar la palabra boicot ya que, según la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, Bush siempre se ha mostrado interesado en acudir a los Juegos. La posición de Washington es la de tratar de separar la relación entre política y deporte, exigiendo a China que respete la cultura de sus minorías y la libertad de prensa. 

Por su parte, Reporteros sin Fronteras, que ayer protagonizó un acto de protesta en Grecia en plena ceremonia del encendido de la llama olímpica, no pide un boicot deportivo a los Juegos: "La responsabilidad está en manos de los políticos. No pedimos un boicot deportivo, sino que Sarkozy diga que si la situación no mejora en el Tíbet y en China, no estará presente el 8 de agosto en la ceremonia de apertura.