Jueves, 11 de Octubre de 2007

La Policía detiene a 24 personas por extorsionar a empresarios rumanos

EFE ·11/10/2007 - 11:44h

EFE - El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido en Burriana, a veinticuatro personas como supuestas integrantes de una organización que extorsionaba a empresarios rumanos de la zona. EFE

El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido en Burriana, con un dispositivo de medio centenar de agentes, a veinticuatro personas como supuestas integrantes de una organización que extorsionaba a empresarios rumanos de la zona, a quienes también se les acusa de amenazas y tentativa de homicidio.

Según fuentes policiales, la operación, denominada "Sarmale", ha permitido además incautarse de un arma de fuego y otra simulada, armas blancas, defensas extensibles y bates de béisbol.

Los supuestos miembros de la organización, todos ellos de origen rumano, han sido arrestados en Burriana a la entrada de una discoteca cuyo propietario se había negado a pagar la extorsión.

Las investigaciones apuntan a que en la mayoría de las ocasiones, esta banda había extorsionado a empresarios rumanos afincados en la Comunitat Valenciana que habían montado negocios como salas de fiestas, discotecas, clubes de alterne, carnicerías o constructoras.

Los arrestados les exigían unas determinadas cantidades de dinero alegando que la zona donde estaban ubicados sus negocios se encontraba bajo su influencia; si se negaban a pagar, les propinaban palizas o destrozaban sus locales, llegando incluso a amenazarlos de muerte.

Según las mismas fuentes, se averiguó que el grupo organizado iba a reclutar a más de veinte miembros para extorsionar al propietario de una discoteca situada en Burriana, frecuentada habitualmente por clientes de nacionalidad rumana.

El grupo se había organizado para actuar a primera hora de la noche, aprovechando la falta de clientela y con el objetivo de destrozar el local, golpear a los empleados, amenazar al propietario y disparar ante la negativa de efectuar el pago que exigían.

La Policía estableció un dispositivo de más de cincuenta agentes, miembros del grupo de Secuestros de la UDEV Central, agentes de Policía Judicial y Seguridad Ciudadana de la Comisaría de Castellón, y un Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la Jefatura Superior de Valencia, que culminó con las citadas veinticuatro detenciones.

Entre los arrestados se encuentran los hermanos apodados "Sarmale", considerados los máximos responsables de la organización delictiva.

La operación permitió la incautación de una pistola del calibre nueve milímetros, un arma con munición detonadora, una catana, una daga, unos nunchacos, varias navajas y un "cutter", así como varias defensas extensibles, tres bates de béisbol y un palo de golf.

Asimismo, los detenidos portaban un trozo de cable de alta tensión para ser usado como un bate, varios trozos de cable de una sección de dos centímetros para ser utilizados como porras, y dos rollos de cable con herramientas para cortarlos.