Jueves, 11 de Octubre de 2007

Caruana o Bossano, los gibraltareños deciden entre mantener o revisar la soberanía

Hoy se celebran elecciones generales a las que están llamados 19.688 gibraltareños

EFE ·11/10/2007 - 09:28h

EFE - Un gibraltareño pasa por delante de unos carteles de propaganda electoral con motivo de las elecciones generales convocadas en el Peñón para hoy. EFE

Las elecciones a las que hoy están convocados los gibraltareños decidirán si el próximo ministro principal de la colonia británica será Peter Caruana o Joe Bossano, pero la cita pone también en juego la histórica cuestión de la soberanía, si se mantienen los actuales acuerdos o se revisan.

En los últimos días ambos candidatos se han mostrado convencidos de que ganarán las elecciones, a las que están llamados 19.688 gibraltareños, y las encuestas tampoco se ponen de acuerdo ya que las más recientes otorgan el triunfo a uno u otro para hacerse con el control de los 17 escaños que tiene el Parlamento de Gibraltar.

Sea cual sea el resultado, en lo que sí coinciden el Partido Socialdemócrata de Gibraltar, liderado por el actual ministro principal Peter Caruna, y la coalición de liberales y socialistas, con Joe Bossano a la cabeza, es en que la participación puede superar el 80%, por encima del 79% de la última cita.

La soberanía del Peñón

La campaña electoral se ha centrado en la economía del Peñón y en las pensiones, pero una de la cuestiones principales en las intervenciones de las candidatos ha vuelto a ser la histórica cuestión de la soberanía.

Bossano baraja una consulta pública que determine el futuro de la colonia británica En el poder desde 1996, Peter Caruana defiende los logros obtenidos durante los últimos años en política exterior, el llamado Foro de Diálogo sobre Gibraltar con los gobiernos español y británico, y los Acuerdos de Córdoba, que -según ha dicho- suponen un nuevo proceso bilateral de diálogo con "nuestra propia voz, veto y una agenda abierta".

El GSLP-GLP, que lidera Bossano, no descarta una revisión de los mismos y baraja una consulta pública que determine el futuro de la colonia británica.

Si el Foro es un proceso de diálogo y no de negociación, entonces "no puede decirse que lo negociado no es alterable", ha proclamado en la campaña Bossano, que también cuestiona los acuerdos de Córdoba y en especial la declaración que hace referencia a que la soberanía es un "tema bilateral entre Londres y Madrid".

Tampoco está dispuesto a aplicar los puntos relativos al uso conjunto del aeropuerto.

Frente a estos argumentos, Caruana esgrime que la aprobación en 2006 de la nueva Constitución ha supuesto una relación "no colonial" con el Reino Unido, sin cuestionar la soberanía.

Otro de los ejes de la campaña ha sido la economía, que ha proporcionado a los gibraltareños un 42% más de empleo, según Caruana, mientras su veterano oponente (ministro principal del Peñón entre 1988 y 1996) ha prometido 25 millones de libras a los pensionistas de Gibraltar, una medida para evitar "la discriminación" por la devolución de las pensiones a los españoles ex trabajadores de la colonia tras los Acuerdos de Córdoba.