Jueves, 11 de Octubre de 2007

El Consejo Seguridad cierra el tercer día de reuniones sin consenso sobre Birmania

EFE ·11/10/2007 - 03:27h

EFE - El enviado especial de Naciones Unidas a Birmania, Ibrahim Gambari (d), y el representante permanente de Birmania ante la ONU, Kyaw Tint Swe, durante la reunión del Consejo de Seguridad el pasado 5 de octubre. EFE

El Consejo de Seguridad de la ONU terminó hoy su tercer día de intensas negociaciones sin llegar a un acuerdo sobre el contenido de una declaración de respuesta a la violenta represión de la Junta Militar de Birmania (Myanmar) a las protestas en favor de un cambio político.

Tras más de tres horas de reunión, el embajador de Francia ante la ONU, Jean Maurice Ripert, aseguró que los 15 integrantes del Consejo de Seguridad volvieron a consultar con sus capitales el contenido de un nuevo texto y seguirán el jueves con las negociaciones.

Ripert señaló, en referencia a China y Rusia, que "hay dos países que quieren debilitar" el contenido del borrador que Francia, Reino Unidos y EEUU distribuyeron entre el resto de los miembros del Consejo el viernes pasado, tras escuchar el informe presentado por el enviado especial de la ONU para Birmania, Ibrahim Gambari.

La última versión de la declaración obtenida por Efe cambia la "condena" de las acciones del régimen militar por el término "deplora", que fue el utilizado por el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU en su resolución sobre Birmania del pasado 2 de octubre.

"Lo que es seguro es que -en la declaración- no vamos a decir menos de lo que dijo el CDH", sostuvo Ripert, para quien se debe "enviar un mensaje claro" a Rangún.

Fuentes diplomáticas occidentales señalaron que Pekín y Moscú están en contra de juzgar las acciones de los militares birmanos, por lo que quieren limitarse a mostrar el apoyo del Consejo a las gestiones de Gambari y a un proceso de reconciliación nacional que democratice el país.

Esas fuentes agregaron que tampoco están a favor de que se mencione la necesidad de liberar a los presos políticos, incluida a la Premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, que permanece bajo arresto domiciliario desde 2003.

El portavoz de la Misión de EEUU, Richard Grennell, precisó durante un receso en la reunión que los representantes de Pekín sugirieron que el documento debía pedir "moderación" tanto a la Junta Militar como a la oposición democrática.

Birmania se encuentra en la mira de la opinión pública internacional desde que hace tres semanas la Junta Militar que gobierna Birmania desde 1962 decidió reprimir con violencia las manifestaciones que desde agosto llenaban las calles de las principales ciudades del país.