Archivo de Público
Domingo, 16 de Marzo de 2008

Alitalia dice sí a la compra por Air France para levantar el vuelo

La operación tendrá que pasar una difícil criba del Gobierno y de los sindicatos

S. R. ARENES ·16/03/2008 - 20:59h

El baile de compras y fusiones en las aerolíneas europeas suma y sigue. El consejo de Alitalia, tras 14 horas de reunión y en plena madrugada, dio el sí a la petición de matrimonio de la aerolínea franco-holandesa Air France-KLM. La adquisición del 49,9% del grupo en manos del Estado permitirá a la compañía italiana levantar de nuevo el vuelo después de perder más de 3.000 millones desde 2000. Pero la operación no está hecha. Tiene que pasar la criba del Ministerio de Economía y Finanzas italiano y de los sindicatos, que rechazan los planes del futuro dueño para reflotar Alitalia.


La aerolínea franco-holandesa ofrece canjear una acción propia por cada 160 títulos de Alitalia, lo que supone valorar la pieza en 139 millones de euros. Además, comprará bonos convertibles en acciones de la compañía por valor de 608 millones y aportará otros 1.000 millones en una ampliación de capital parareforzar comercialmente la tocada compañía de bandera italiana. En total, Air France-KLM, primera compañía aérea del mundo por ventas, pagará casi 1.750 millones por aumentar su poderío en Europa con Alitalia tras haber coqueteado hasta diciembre con Iberia.


Salvar sin trabas el visto bueno del Ejecutivo italiano y, sobre todo, de los sindicatos, se aventura complicado. Es muy probable que la aerolínea que preside Jean-Cyril Spinetta deba lograr la autorización del Gobierno que salga de las elecciones del 13 y 14 de abril tras la caída de Romano Prodi, quien eligió la aerolínea extranjera como futura compradora frente a la italiana AirOne. Las posibilidades de que el conservador Silvio Berlusconi vuelva al poder empañan la operación ya que podría vetarla por el plan de Air France de eliminar el hub (centro de conexión de vuelos) del aeropuerto de Milán, Malpensa, para reforzar el de Fiumicino-Roma. Berlusconi y su aliada, la Liga Norte de Umberto Bossi, ya han dejado claro que darán la batalla contra el comprador extranjero.


No es la primera vez que el Gobierno italiano veta una operación transfronteriza. Prodi bloqueó el año pasado la fusión del grupo de autopistas español Abertis con Atlantia.


Recorte del 15% de la plantilla

La decisión de dejar Malpensa como aeropuerto para vuelos de negocios y de bajo coste también ha sido muy criticada por los sindicatos. Aunque la principal preocupación de las centrales es el gran recorte de plantilla que llevará a cabo el nuevo propietario de Alitalia: 1.600 empleos, un 15% de los 11.000 trabajadores del grupo.


La Confederación General Italiana del Trabajo (Cgil) anunció ayer que se opondrá a un acuerdo con Air France hasta que ésta no haga una oferta también por la filial de mantenimiento, Alitalia Servizi, informa Efe. "No se puede salvar un pedazo de la empresa y tirar el otro", dijo un portavoz.
"Las consecuencias las pagará el país", advirtió Raffaele Bonanni, secretario general de la Confederación Italiana de Sindicatos de Trabajadores.


Luces y sombras de un mercado cada vez con menos actores

El presidente de Iberia, Fernando Conte, cree que habrá una mayor concentración en el mercado de las aerolíneas europeas, como ha reiterado en varias ocasiones. La compañía española entrará también en este baile de fusiones y, de hecho, ya estaba siendo cortejada por varias aerolíneas y consorcios hasta que Caja Madrid tomó el control del accionariado en noviembre pasado. Sólo es cuestión de tiempo que Iberia recobre el protagonismo, compre o no Spanair.

De momento, el plan de Air France-KLM para Alitalia ha topado con críticas pero, si se cumple, la aerolínea promete que la empresa italiana volverá a tener beneficio operativo a partir de 2009, lo que revertirá en la economía del país. En 2007, la línea aérea perdió 326 millones .

Air France recortará la flota y también los destinos menos rentables de Alitalia, como Shanghai, Delhi, Zagreb o Dakar. Esto supone menos oferta para los clientes, a no ser que otras aerolíneas cubran el hueco. La duda que plantean siempre las concentraciones empresariales es si benefician al consumidor.