Archivo de Público
Domingo, 16 de Marzo de 2008

¿Una mezquita? Sí, pero lejos

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·16/03/2008 - 20:51h

El proyecto de la Comunidad Islámica de España de construir una gran mezquita en Sevilla ha cosechado hasta la fecha el rechazo de todos los colectivos a los que correspondería vivir o trabajar en las inmediaciones del templo.

Primero fueron los vecinos del barrio de Los Bermejales los que se alzaron contra la mezquita y lograron evitar su construcción, a pesar de que la Comunidad Islámica contaba con un fallo judicial que le permitía ejercer su derecho a edificar el templo sobre 6.000 metros cuadrados cedidos por el Ayuntamiento.

Ahora son los empresarios los que se han significado contra la ubicación elegida para sacar el proyecto del atolladero de Los Bermejales, el parque empresarial Cartuja 93.

La Comunidad Islámica se ha decantado por esta ubicación entre tres opciones ofrecidas por el Ayuntamiento. El templo, sobre una parcela de 11.300 metros cuadrados en las inmediaciones del Estadio Olímpico, podría acoger a 7.500 musulmanes.“No es el lugar idóneo”, afirma Ángeles Gil, directora de Cartuja 93, una entidad que, para más inri, tiene como principal socia a la propia Junta de Andalucía.

Diversos motivos

La reacción contraria de la Confederación de Empresarios de Sevilla ha sido inmediata y puede interpretarse como una advertencia al Ayuntamiento de que serán necesarias contrapartidas para aceptar que la mezquita se construya allí.

Los problemas de aparcamiento que podría provocar, la unilateralidad de la decisión del Ayuntamiento y las posibles dificultades para incorporar nuevas empresas al parque por falta de espacio son los motivos alegados para el rechazo a la nueva ubicación. Desde Cartuja 93 y la patronal sevillana se insiste en que tras este rechazo sólo hay intereses empresariales y nunca racismo, un móvil que también fue rechazado por los vecinos de Los Bermejales.