Archivo de Público
Domingo, 16 de Marzo de 2008

La sociedad española, cada vez más agobiada

Los trastornos de ansiedad, que afectan al 15% de la población, están creciendo en España

ANTONIO GONZÁLEZ ·16/03/2008 - 22:00h

La competitividad en aumento, las cada vez más dilatadas jornadas laborales y la necesidad de gestionar una cantidad creciente de información que circula en tiempo real están haciendo crecer los trastornos de ansiedad en España, un problema que afecta al doble de mujeres que de hombres. Ésta es, al menos, la opinión de los expertos en esta patología que, según distintas estimaciones, afecta ya al 15% de la población, aunque muchas personas sufren este trastorno sin saberlo.

El director médico del Instituto Europeo de Neurociencias, Salvador Ros, que participó recientemente en Barcelona en un congreso nacional centrado en esta patología, explica que la ansiedad es un sentimiento habitual en el ser humano, sobre todo como respuesta a la incertidumbre. El trastorno aparece cuando esta reacción es demasiado intensa, frecuente o, simplemente, poco ajustada a la situación en la que se encuentra el individuo. “Se hace insoportable, enfermiza y puede llegar a causar incapacidad”, destaca este especialista. Los trastornos de ansiedad no tienen una única cara, ya que pueden englobar una docena de patologías, como la fobia social, la agorafobia o el trastorno por angustia, y presentan además síntomas fisiológicos, como sudoración, taquicardia o tensión muscular. Sin embargo, tal como explica Ros, el miedo es el síntoma nuclear.

Factores de riesgo

Esta patología, que puede aparecer también asociada a trastornos de la alimentación y consumo de drogas, se da en todas las edades, aunque los ancianos y los jóvenes son más vulnerables. Ros destaca, entre los principales factores de riesgo, los antecedentes familiares y el hecho de tener una personalidad inquieta, así como sufrir miedos excesivos durante la infancia.

En cualquier caso, el factor genético como causa de estos trastornos ha quedado reforzado este mismo mes, tras la publicación en la revista Archives of General Psychiatry de un trabajo que vincula la variación en un gen, el RGS2, con la aparición del temperamento ansioso. Uno de los autores, Jordan Smoller, del Hospital General de Massachusetts (EEUU), explica que las variaciones en el citado gen “están relacionadas con la timidez, inhibiciones del comportamiento en niños, personalidad introvertida y reactividad en las zonas del cerebro relacionadas con el miedo y la ansiedad; cada uno de estos rasgos es un factor de riesgo para sufrir desórdenes de ansiedad social”.

Uno de los problemas que existen a la hora de abordar este trastorno, que puede asociarse a otros –entre ellos, la depresión–, es el desconocimiento. “Muchas personas tienen el problema y ni siquiera saben cómo se llama”, explica el presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), Antonio Cano, que también cree que esta patología está creciendo en España.

En cualquier caso, Cano lanza un mensaje optimista, ya que este tipo de trastornos “tienen solución” una vez que están debidamente identificados; y apunta posibilidades como recurrir a técnicas de relajación, con el fin de “hacer una interpretación más correcta de la realidad”.

 

Los casos de estrés también están en alza

Aunque en ocasiones se utilizan como sinónimos, ansiedad y estrés son cosas distintas. Sin embargo, al igual que ocurre con la ansiedad, el estrés también está avanzando en España. Según datos de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, esta situación de “sobrecarga” para el individuo que supone el estrés afecta ya al 28% de los trabajadores españoles. En opinion del presidente de esta sociedad, Antonio Cano, se da la paradoja de que el estrés está aumentando entre personas que tienen sus necesidades básicas cubiertas, aunque también es cierto que las exigencias profesionales y personales son cada vez mayores.