Archivo de Público
Domingo, 16 de Marzo de 2008

La OEA no ve vínculos entre Ecuador y las FARC

Mientras crece la indignación en Quito, el venezolano Hugo Chávez llama a Álvaro Uribe para normalizar sus relaciones

GORKA CASTILLO ·16/03/2008 - 14:21h

La paciencia de Ecuador comienza a agotarse. Las informaciones difundidas desde Bogotá en las que se alude a la permisividad del presidente Rafael Correa con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han emponzoñado unas gestiones conciliadoras entre ambos países cada vez más complicadas.  

Ayer terció el hasta ahora discreto secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, al señalar que la comisión que investiga el bombardeo colombiano a un campamento guerrillero en suelo ecuatoriano no ha encontrado esos vínculos a los que hace referencia Colombia.

Pero la opinión de Insulza no quedó ahí. El máximo responsable de la OEA cargó con virulencia contra muchas de las informaciones divulgadas en los últimos días sobre el comportamiento ecuatoriano con la guerrilla colombiana, asegurando que le provocan "indignación porque son absolutamente falsas".

En concreto, se refiere a una información publicada el miércoles en el diario El País, donde una redactora asegura que un funcionario de la OEA le describió en privado que "guerrilleros perfectamente pertrechados se mueven por el norte de Ecuador en camionetas".  Insulza, que ha remitido una carta de protesta a la dirección del citado diario exigiendo una rectificación pública, asegura que nadie de su delegación "vio guerrillero alguno, ni caminos por donde pudieran transitar camionetas" y concluye que "estos errores informativos" ponen en riesgo "la gestión de la OEA".

Ecuador también reaccionó con gran preocupación a estas noticias y atribuyen su origen a "una ofensiva mediática colombiana destinada a desprestigiar la buena imagen del presidente Rafael Correa en el mundo". Fuentes de Quito ratificaron que "no hay confianza suficiente para reabrir la embajada en Bogotá ni para permitir el regreso de la misión colombiana".

Quien está decidido a normalizar las relaciones con el presidente Álvaro Uribe es el  venezolano Hugo Chávez. Ayer, ambos dirigentes mantuvieron una conversación telefónica en la que se comprometieron a cooperar en materia de seguridad. El objetivo es restablecer la tranquilidad en ambos lados de una frontera que es franqueada a diario por más de 50.000 personas.

Un portavoz venezolano también anunció que delegaciones de ambos países han comenzado a preparar sus respectivas agendas para una inminente cumbre regional.