Miércoles, 10 de Octubre de 2007

Reino Unido vuelve a censurar un videojuego

El polémico 'Manhunt 2' no pasa el filtro de clasificación por edades, lo que frenará su lanzamiento en Europa

BLANCA SALVATIERRA ·10/10/2007 - 20:55h

El juego Grand Theft Auto: San Andreas fue uno de los títulos más polémicos de 2004, y también uno de los más vendidos en España. Catalogado para mayores de 18 años, esta decisión pasó a un segundo plano ante la alarma social que generó.

Manhunt 2 ha sido el último en sumarse a la polémica. "Sádico y plagado de violencia gratuita" son algunos de los calificativos que se han empleado para definirlo.

Aunque en principio se prohibió su venta en EEUU, finalmente se comercializará tras unas modificaciones en su contenido. No correrá la misma suerte en Reino Unido, donde el Comité británico de clasificación de películas (BBFC, en inglés) se ha negado a catalogarlo para mayores de 18 años, lo que implica que prohibe su comercialización.

"Los cambios necesarios para poder publicar el juego son inaceptables", matiza en un comunicado Rockstar, la compañía creadora del juego. Según sus desarrolladores, es intolerable cómo los usuarios pueden ejercer su libertad de decisión cuando se trata de películas de terror y no se aplica el mismo criterio en los videojuegos. En España la industria del videojuego está representada por la Adese (Asociación española de distribuidores y editores de software de entretenimiento).

Sistema de autorregulación

En 2003 la Adese adoptó un sistema de autorregulación llamado código PEGI, que tiene como objetivo ofrecer información orientativa los a padres sobre la edad mínima recomendada para determinados videojuegos.

A diferencia de otros países como Alemania, Reino Unido o EEUU, en España no se prohíbe la venta de ningún título en función de sus contenidos. Un juego puede incluir violencia explícita, pero sólo se recomendará que no sea jugado por menores de 18 años. Los defensores del sistema de catalogación por edades creen que este tipo de prohibiciones sólo consiguen que los usuarios se lancen a comprarlos a través de Internet, creando un mercado paralelo.

Según Carlos Iglesias, secretario general de Adese, "la práctica totalidad de los productos disponibles en las estanterías están etiquetados conforme a este código de clasificación por edades".

Para esta asociación es importante distinguir entre los juegos que provienen de un fabricante reconocido y aquellos que se lanzan sin ningún tipo de control, generalmente por Internet. "Son los que más ruido hacen y los menos representativos", asegura Iglesias.

Para los expertos, el secreto del éxito de títulos como Grand Theft Auto, más allá de la controversia, es que se trata de "juegos de calidad", ya que polémica y superventas son términos que no siempre van de la mano.

De hecho, sólo dos juegos catalogados para mayores de 18 años se encuentran entre los 20 títulos más vendidos del año pasado y, del total de videojuegos lanzados, casi la mitad ha recibido la clasificación de apto para todos los públicos.