Miércoles, 10 de Octubre de 2007

El consumo responsable se expande en la Red

Cada vez son más los movimientos anticonsumo que se hacen eco en la Red

PÚBLICO ·10/10/2007 - 20:26h

Público - Cartel que parodia el lenguaje consumista publicitario, aparecido en el portal de Adbusters.

Tanto tienes tanto vales. Es la máxima de la era capitalista. Una frase contra la que luchan colectivos cada vez más comprometidos con el reparto equitativo de los recursos. Es el caso de Simply living, un movimiento que nació en 1973 en Estados Unidos y que aboga por un consumo responsable limitando los gastos a aquellos bienes que sean verdaderamente necesarios. 

Los patrones de conducta que propone este colectivo se basan en establecer presupuestos ceñidos a lo imprescindible. Para distinguir entre caprichos y objetos imprescindibles, sugieren toda una batería de preguntas: ¿lo necesitas realmente?, ¿te lo podría prestar alguien?, ¿cabe la posibilidad de reutilizarlo? Y quizá la más personal: ¿este modo de gastar me satisface?

Uno de los grupos más concienciados en este sentido es el de los freegans, que se definen en su web como “gente que emplea estrategias alternativas para vivir, basadas en la participación limitada de la economía convencional y el consumo mínimo de recursos”. Dentro de las prácticas de esta comunidad destaca el dumpster diving, que consiste en escarbar en la basura, en busca de desechos textiles o alimenticios.

“A pesar de los estereotipos sociales acerca de la basura, los productos que recogemos son saludables”, explican en el sitio www.freegan.info. De hecho, muchos de los artículos que aprovecha este colectivo se tiran a los contenedores envasados, como ensaladas, piezas de fruta y ropa. Algo que los freegans achacan a la cultura consumista, que, según alegan, “fomenta constantemente la sustitución de bienes viejos por otros nuevos”.

En similar línea ideológica se sitúa Adbusters, una organización anticonsumista creada en 1989 por  Kalle Lasn y Bill Schmalz. Este colectivo se define a sí mismo como “una red global de artistas, activistas, escritores, estudiantes, profesores y empresarios que quieren impulsar el nuevo movimiento del activismo social en plena era de la información”.

Lejos de mantener sus reivindicaciones en el polo comercial, este colectivo opina sobre cuestiones políticas algo más espinosas, como cuando manifestó públicamente su rechazo a la invasión de Irak en 2003.   

El portal de tendencias www.flylosophy.com ofrece todo un listado de sitios con conciencia. En su particular ránking, no olvida citar otros colectivos no menos importantes en la lucha consumista, como los blogs sinDinero o Suite 101, Daily Cents y el colectivo Basic Income Hearth Network. Igualmente, se hace eco de las reivindicaciones de la red Netzwerk Grundeinkommen.