Miércoles, 10 de Octubre de 2007

Altos cargos iraquíes denuncian que guardias de seguridad extranjeros dispararon al azar sobre un coche en Irak

Reuters ·10/10/2007 - 18:32h

Reuters - Altos cargos iraquíes acusaron el miércoles a los guardias que trabajan para una compañía de seguridad extranjera de disparar al azar cuando mataron a dos mujeres en el último incidente que involucra a contratistas privados y que ha irritado a los iraquíes. En la imiagen, dos familiares lloran durante el funeral de las dos mujeres en Bagdad, el 10 de octubre de 2007. REUTERS/Mahmoud Raouf Mahmoud

Varios altos cargos iraquíes acusaron el miércoles a los guardias que trabajan para una compañía de seguridad extranjera de disparar al azar cuando mataron a dos mujeres en el último incidente que involucra a empleados de empresas de seguridad que han indignado a los iraquíes.

Los familiares celebraron un funeral en recuerdo de las dos mujeres en el distrito de Nueva Bagdad de la capital iraquí, un día después del tiroteo, que tuvo lugar en una intersección de la ciudad y que involucró a guardias que trabajan para la compañía australiana Unity Resources Group (URG), que tiene su sede en Dubai.

La compañía dijo que lamenta profundamente el incidente, y que el vehículo no se detuvo a pesar de las advertencias.

El brigadier general Qassim Moussawi, portavoz de la seguridad de Bagdad, expresó que las mujeres se encontraron con un convoy de cuatro vehículos todoterreno al acercarse a una intersección en el distrito Karrada de la capital iraquí.

"Abrió fuego al azar, apuntando a un vehículo Oldsmobile que conducía una mujer. El incidente convirtió a las dos mujeres en mártires", dijo Moussawi a Reuters.

URG indicó en el comunicado en su página web que un vehículo se acercó a alta velocidad a su equipo de seguridad y no se detuvo a pesar de las advertencias, que incluyeron señales manuales y disparos de advertencia, tras lo cual se le disparó.

Un testigo señaló que se disparó un tiro de advertencia y que los guardias de seguridad abrieron fuego cuando el vehículo avanzó.

Las mujeres, integrantes de la minoría cristiana armenia, fueron enterradas en una iglesia de esta confesión en Bagdad.

Muchos iraquíes ven a las compañías de seguridad privada como poco más que ejércitos privados que actúan con impunidad. El nivel de ira por un tiroteo el 16 de septiembre que involucró a la firma estadounidense Blackwater en el que murieron 17 personas, sigue muy elevado.

El Gobierno iraquí le ha acusado de "asesinar deliberadamente" a los civiles, y una fuente gubernamental dijo ayer que quieren que Blackwater pague ocho millones de dólares de compensación a cada familia.

La compañía asegura que sus empleados respondieron adecuadamente a una amenaza contra su convoy. La secretaria de Estado de Estados Unidos ha ordenado un control más duro sobre Blackwater.

cuando el país estaba todavía bajo administración estadounidense - tienen inmunidad sobre la ley iraquí.

"La gente huye de ellos, tienen miedo de encontrárselos en la calle", dijo a Reuters Television un vecino de Bagdad que dio su nombre como Qais.