Archivo de Público
Viernes, 14 de Marzo de 2008

Brasil endurece sus medidas de entrada

SUSANA HIDALGO / MARTA HUALDE ·14/03/2008 - 21:28h

Mostradores de facturación en la terminal 1 de Barajas de un vuelo de la compañía Varig a Sao Paulo (Brasil). MÓNICA PATXOT

El Gobierno de Brasil endureció ayer las medidas de entrada de los extranjeros en respuesta al trato que están recibiendo los brasileños en los aeropuertos españoles. Hasta ahora, para viajar a Brasil sólo se necesitaba el pasaporte y las vacunas para determinadas zonas, según constaba ayer en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores (www.maec.es). En esa web está también colgada desde el pasado 12 de marzo una “nota importante” que advierte que las autoridades brasileñas están aplicando “con mayor rigor” los controles de inmigración, sin especificar nada más.

Para más información, el Ministerio remite a la Embajada y el Consulado brasileños. Desde el 1 de marzo, 179 brasileños han sido inadmitidos en España (ayer, 12), según datos de la Embajada de Brasil.

En respuesta a las restricciones españolas, la Embajada de Brasil colgó ayer en su página web (www.brasil.es) un documento con los requisitos que a partir de ahora se necesitan para entrar en Brasil y que suponen un endurecimiento respecto a los anteriores: Pasaporte; certificado de vacunas; acreditar solvencia económica durante la estancia en Brasil,  billete de vuelta, y la tarjeta que hay que rellenar dentro del avión y dónde se pregunta si el viajero tiene algo que declarar.
Un portavoz de la Embajada de Brasil afirmó que estos requisitos ya se pedían en los aeropuertos brasileños pero de manera “muy aleatoria” y que a partir de ahora, la muestra de turistas a los que se les hace un mayor control iba a aumentar considerablemente.

Normativa internacional

El cónsul brasileño en Madrid, Gelson Fonseca, explicó ayer que el endurecimiento en los requisitos está permitido por la normativa internacional. “La ley avala la reciprocidad en el caso de que un país endurezca  sus medidas de entrada”, señaló el cónsul. Aún así, Fonseca asegura que los requisitos impuestos por las autoridades brasileñAs son “mínimos” si se comparan “con los que la policía española está exigiendo a los brasileños”.  

Los  turistas a los que no se requiere visado de entrada en España, como los brasileños, tienen que justificar en el aeropuerto dónde se alojarán o presentar una carta de invitación de un residente español, la confirmación de la reserva de un viaje organizado y un billete de vuelta o circuito turístico, además del pasaporte.  También debe demostrar que poseen recursos económicos para su estancia en España: 540 euros como mínimo.  En el caso de Brasil, como la medida de la solvencia económica es muy reciente, las autoridades brasileñas aún no han  fijado la cantidad de dinero que tendrán que llevar los turistas. “Será una cantidad razonable. Lo que es inadmisible es que, como ha pasado hace poco, un español llegase a Brasil con 100 euros para una estancia de 21 días”, señalaron fuentes de la Embajada brasileña.

Reunión a cuatro bandas

El embajador brasileño, José Viegas, el cónsul en Madrid, Gelson Fonseca, el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho y Trinidad Jiménez, Secretaria de Estado para Iberoamérica, mantuvieron el jueves pasado una reunión para tratar la crisis y volverán a reunirse tras la Semana Santa.

Los contactos entre los dos gobiernos empezaron el otoño pasado. El cónsul brasileño visitó hace unos meses la sala de inadmitidos de Barajas y la describió ayer como “una zona nada confortable donde no te gustaría estar encerrado varios días. No es una prisión, pero sí tiene algunas características de las prisiones”.

No es la primera  vez que España se enzarza en una polémica por no admitir a nacionales de otros países. El pasado noviembre se desplazó a España una comisión del Ministerio de Asuntos Exteriores de Chile que venía encabezada por el embajador Flavio Vio. La principal misión era expresar el malestar por los inadmitidos chilenos y buscar una solución, pero desde el Gobierno español se insistió en que se trataba de hechos puntuales.
En la maraña burocrática actual, se han visto enredadas las agencias de viajes, conscientes de que muchos españoles vuelan a Brasil en Semana Santa y que, a partir de hoy, pueden encontrarse con problemas para entrar. Según Tatiana Tur, de la Asociación Catalana de Agencias de Viajes, “la embajada de Brasil  cambia cada día los requisitos de entrada.  Por teléfono, un día dicen que se necesita una póliza médica y otro día que no”. De momento, asegura Tur, no se han producido cancelaciones masivas de viajes.