Miércoles, 10 de Octubre de 2007

Prisión para un sacerdote por crímenes de la dictadura argentina

Reuters ·10/10/2007 - 07:29h

Un ex capellán de la policía fue condenado el martes a reclusión perpetua por su participación en crímenes durante la dictadura militar que gobernó Argentina entre 1976 y 1983, en un histórico juicio que reabre el debate sobre el papel de la Iglesia en ese período.

Cientos de personas festejaron el fallo en las puertas del tribunal con fuegos artificiales y cánticos que se repitieron en la sala donde se leyó el veredicto, en la que se destacaban los pañuelos blancos de las Madres de Plazo de Mayo, que desde hace más de 30 años buscan a sus hijos desaparecidos.

La fiscalía había pedido la pena de prisión perpetua para el sacerdote católico Christian Von Wernich por crímenes de lesa humanidad durante la dictadura en la que desaparecieron miles de disidentes, mayormente de izquierda.

El ex capellán fue condenado por privación ilegal de la libertad, aplicación de tormentos y homicidio. La iglesia argentina dijo estar "conmovida" por la participación de Von Wernich en delitos que consideró "gravísimos". Von Wernich, quien trabajó para la policía de la provincia de Buenos Aires, se negó a declarar durante el juicio que comenzó en julio.

El fallo condenó al ex capellán a "reclusión perpetua e inhabilitación absoluta perpetua", y calificó los crímenes como "delitos de lesa humanidad cometidos en el marco del genocidio que tuvo lugar en la Argentina entre los años 1976 y 1983".

Von Wernich, de 69 años, escuchó el fallo con las manos cruzadas y apoyadas sobre el rostro, vistiendo el chaleco antibalas que llevó durante todo el juicio y fue retirado de la sala inmediatamente después de que concluyera la lectura del fallo.

"¿Queremos llegar a la verdad? Hagámoslo con paz, con reconciliación y en la verdad, porque un corazón preñado de malicia es un corazón que no entiende lo que Dios quiere y lo que el hombre necesita, reconciliarse", dijo Von Wernich horas antes del fallo condenatorio.

Emoción y festejos

Militantes de agrupaciones políticas y de defensa de los derechos humanos esperaron durante horas en las puertas del tribunal para explotar de alegría y emoción cuando se conoció el fallo. "Es un día histórico, un día estupendo, una cosa que no pensamos las madres que íbamos a vivir", dijo a periodistas Tati Almeyda, fundadora de Madres de plaza de Mayo. "En este cura se está haciendo justicia a la Iglesia Católica cómplice", agregó.

La decisión del juzgado de La Plata, a 50 kilómetros de Buenos Aires, se suma a la cadena perpetua que recibió del mismo tribunal en septiembre pasado el ex represor Miguel Etchecolatz, jefe de investigaciones de la policía de la provincia de Buenos Aires durante la dictadura.

Esa condena se vio ensombrecida luego por la desaparición de un testigo clave del juicio, el albañil Jorge Julio López, cuyo paradero aún se desconoce y se teme que haya sido secuestrado y asesinado.

El presidente Néstor Kirchner impulsó la anulación en el Congreso de dos leyes del perdón de la década de 1980 que exculparon a miles de militares, decisión que luego fue avalada por la Corte Suprema de Justicia.

Esto permitió la reapertura de cientos de casos de violaciones a los derechos humanos que habían quedado congelados, y que ahora vuelven a investigar la desaparición de entre 11.000 y 30.000 personas durante la dictadura.