Archivo de Público
Jueves, 13 de Marzo de 2008

La inmobiliaria Lábaro negocia un plan de rescate

Tiene impagos por 26 millones que cubrirá con ventas y discute con varios fondos una inyección de más de 300 millones

SUSANA R. ARENES ·13/03/2008 - 22:38h

Sede de la inmobiliaria Lábaro, en Madrid. MÓNICA PATXOT

La inmobiliaria Grupo Lábaro quiere sortear la suspensión de pagos a toda costa y, para ello, está negociando un plan de rescate. La promotora que preside Julio Mateo Cardiel intentará cerrar en breve acuerdos con varios fondos de inversión para que aporten capital por más de 300 millones de euros. Grupo Lábaro ha acumulado impagos por 38,5 millones, han reconocido a Público fuentes de la empresa, pero asegura que ya ha pagado una parte y prevé abonar los 26 millones pendientes con la venta de varios terrenos.

Grupo Lábaro es una promotora de tamaño medio que se creó en 2000 y, como sus competidoras, ha tenido un crecimiento espectacular. Hace un año, la empresa se planteaba salir a bolsa y en diciembre, compró un 12% de Parquesol a la constructora San José para intentar una fusión a tres bandas que el grupo constructor no contempla ahora. El comienzo de año ha sido duro para la promotora que controlan Julio Mateo Cardiel (con un 33%), Ignacio Barco y Domingo Díaz de Mera (que tienen en torno al 46%). Estos dos últimos son accionistas de Colonial, otra inmobiliaria en apuros. Grupo Lábaro acaba de pagar 12 millones de euros que reclamaban varios acreedores. Pero aún quedan 26 millones por abonar a varios promotores por suelos que ha adquirido, principalmente, en Castilla-La Mancha y Aragón. El grupo cerró 2006 con unos fondos propios de 30 millones, según las últimas cuentas enviadas al Registro Mercantil.

La próxima semana será crucial para la compañía. Grupo Lábaro negocia contrarreloj. Por un lado, la empresa de Mateo Cardiel, Díaz de Mera y Barco prevé cerrar la venta de cuatro terrenos situados en Guadalajara, Málaga, Toledo y Tarragona a otros promotores que operan en las citadas zonas y, con ello, ingresaría en torno a 90 millones de euros. Una parte de esta cantidad iría a cubrir los 26 millones de euros pendientes de pago.

Menos deuda
Por otro lado, la inmobiliaria negocia con varios fondos de inversión extranjeros para que aporten capital convirtiéndose en socios de la empresa. La idea es inyectar más de 300 millones tanto al grupo como a la división internacional de la empresa, con una importante cartera en Polonia. Sólo en Gdanks, Lábaro tiene 800.000 metros cuadrados para construir 12.000 viviendas, con un valor bruto que asciende a unos 800 millones. Todos los activos de Lábaro valen 2.800 millones, según la valoración realizada por Jones Lang Lasalle en febrero.

Algunos de los fondos que negocian con Grupo Lábaro le ponen como condición que aligere el pago de la deuda que tiene. La exigencia pasa por que la inmobiliaria convenza a los bancos y cajas con los que tiene préstamos para que renegocien los 202 millones que debe pagar a corto plazo, en un año, y los conviertan en deuda a más largo plazo, a tres y cuatro años. En total, la compañía tiene un endeudamiento de 700 millones.

Del ladrillo al patrocinio de Dani Sordo

Grupo Lábaro ingresó 150 millones el año pasado, según las cifras provisionales, casi un 60% más . El beneficio antes de impuestos, intereses y amortizaciones creció un 65%, hasta 29 millones, y el resultado antes de impuestos, cayó un 41%, a 9 millones, "por las pérdidas asociadas a su participación en Parquesol y por la financiación de la empresa con pólizas bancarias generales", según la promotora.

El negocio de la inmobiliaria se centra en terrenos y pisos en construcción, sobre todo, en la zona centro y en la costa andaluza y catalana. La imagen de la empresa, con sede en Madrid, siempre ha estado ligada al patrocinio deportivo, que ha tenido su máximo exponente en el del piloto de rallies Dani Sordo. Pero el grupo también patrocina al Lábaro Toledo Balonmano, además de haber apoyado a la federación española de este deporte y a la Federación Española de Fútbol.

Polonia y VPO para salvar las ventas

Centrarse en hacer pisos en Polonia y vivienda de protección oficial (VPO) en España es la única manera de salvar el parón de ventas que sufre Grupo Lábaro, al igual que todas las inmobiliarias, grandes y pequeñas. La crisis afecta a todos, insisten en la promotora. Para lograr liquidez del negocio de viviendas baratas, la empresa quiere dar entrada a un fondo que financie parte de esos inmuebles. De momento, negocia con el fondo Terra Firme para intentar concretar una inversión de más de 1.000 millones, según Grupo Lábaro.