Archivo de Público
Jueves, 13 de Marzo de 2008

Montilla agotará la legislatura pese a la crisis de ERC

Carod prioriza "ideas por encima de personas" en su pugna con Puigcercós

FERRAN CASAS ·13/03/2008 - 21:50h

El president de la Generalitat, José Montilla, quiso ayer zanjar la minicrisis de Gobierno provocada por la renuncia de Joan Puigcercós a la conselleria para dedicarse a la batalla interna de Esquerra con Josep-Lluís Carod-Rovira. El mandatario catalán compareció, a petición propia, en el Parlament para informar del cambio de Puigcercós por Jordi Ausàs en la conselleria de Gobernación y Administraciones Públicas, que se precipitó después de los resultados de ERC el 9-M. Montilla alejó el fantasma de un adelanto electoral y negó la mayor cuando la oposición le atribuía dirigir un gobierno débil e inestable.

Compromiso de la dirección

Montilla aclaró que posee el "compromiso" de la dirección de Esquerra (se entiende que Carod y Puigcercós por separado) de que su compromiso de seguir gobernando en los términos actuales sigue firme. El president afirmó que la voluntad de "no alterar" el escenario es firme y que por eso no hay razón para plantearse un adelanto electoral.

Y si Montilla quitaba hierro a la marcha del secretario general de ERC del tripartito, el líder de CiU, Artur Mas, no ahorraba dosis de dramatismo.Según él, el cambio "debilita al gobierno" y provoca "inestabilidad". Mas no cuestionó las garantías ofrecidas ahora por Carod y Puigcercós a Montilla pero se preguntó qué garantías había de que eso fuera así después del congreso de ERC en junio. Mientras Mas le advertía de tener "los pies de barro", Montilla lamentaba ser tratado por CiU "como un okupa".

Mientras, la diputada de ERC Patrícia Gomà se esforzó en asegurar que no se había hecho otra cosa que garantizar la estabilidad y continuidad del tripartito. Según la diputada, más cercana a Carod que a Puigcercós, la salida del segundo del ejecutivo que comparten con PSC e ICV-EUiA no hará más que "fortalecer el partido para fortalecer así al gobierno".
Ayer seguían los movimientos en Esquerra pese al tono cordial ante los micrófonos. Tanto Puigcercós como Carod seguían dedicados a asuntos de intendencia con la vista puesta en el congreso.

El vicepresidente del gobierno catalán intenta presentar la pugna abierta por Puigcercós como un asunto de poder y no de ideas o modelo de partido. En esta línea ayer se colgó en la red su nuevo blog (http://carod.cat) con el post "Ideas y no cargos" donde critica las decisiones "tomadas en caliente". Puigcercós mantiene el suyo como secretario general activo (http://blocs.esquerra.cat/puigcercos).
El presidente de Esquerra defiende la idea de renovar la cultura de partido y, sin cuestionar el sistema asambleario (sus defensores le dan apoyo en tanto que rival de Puigcercós), promueve un partido de gobierno y más responsable.

Aval a Héctor López Bofill

Carod afirma que en Esquerra caben todos. Él y Puigcercós por supuesto, pero también los críticos Joan Carretero o Uriel Bertran. Después de elogiar el martes al primero por su tarea como conseller de Maragall ayer lanzó otro guiño a los críticos (que pueden decantar la balanza entre uno y otro). Firmó la congelada solicitud de militancia del profesor de derecho constitucional Héctor López Bofill, cerebro ideológico de los de Bertran y vicepresidente del Círculo de Estudios Soberanistas que lidera el vocal del CGPJ Alfons López Tena. Se da la circunstancia que hace tres meses Carod tildó a López Bofill de "xenófobo". Pero ahora puede convertirse en un aliado de conveniencia.