Archivo de Público
Martes, 11 de Marzo de 2008

"Ha llegado la hora de responder por los infundios"

La Fiscalía valora positivamente lo aprendido con el 11-M y busca cómo mejorar la lucha contra el terrorismo islamista mediante la especialización

A. VÁZQUEZ ·11/03/2008 - 08:42h

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional. AFP

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, cree en la especialización para luchar contra el terrorismo islamista, por eso acaba de nombrar a Dolores Delgado coordinadora de terrorismo internacional.

¿Cree que tras el 11-M hemos aprendido algo en la lucha contra el terrorismo islamista?

El 11-M nos ha dejado una importante lección, la forma de abordar la lucha contra el terrorismo ha cambiado para dar paso a una actuación del sistema de justicia penal que pretende fundamentalmente prevenir actos terroristas, y de esta manera evitar que se produzcan víctimas.

¿La sentencia del 11-M ha significado un antes y un después en este frente?

La sentencia del 11-M tiene sin duda un enorme valor. Ha sabido abstraerse a la poderosa maquinaria mediática que ha intentado entorpecer el proceso, y lo que es más importante, ha hecho justicia en su más amplio sentido: ha castigado a los culpables con sujeción a un juicio justo, ha establecido la verdad material de los atentados, y ha reparado moral y económicamente a las víctimas. La celebración del juicio oral es la mejor muestra de la capacidad de nuestro sistema judicial para hacer frente al terrorismo, incluso en un caso tan complejo como éste.

¿Ha servido para acabar definitivamente con la teoría de la conspiración?

Por supuesto. Si tenemos en cuenta que la sentencia atribuye la autoría del atentado a una célula terrorista yihadista, que condena al 80 % de los acusados por la Fiscalía, que afirma que el explosivo utilizado fue la Goma 2 Eco sustraída en Asturias, y que descarta radicalmente cualquier manipulación de pruebas, es evidente que no avala ni una sola de las líneas argumentales principales de la teoría de la conspiración. Puede decirse que la sentencia ha puesto punto final a esas tesis y ha llegado la hora de responder ante los tribunales de todos los infundios, insultos y falsedades vertidas en el juicio paralelo.

¿Por qué cree que cuesta entender la lucha preventiva contra este terrorismo?

Probablemente porque hablar de derecho penal preventivo genera cierta confusión en la comunidad jurídica. Se suele pensar que el adelantamiento de la respuesta penal es difícilmente compatible con el nivel exigible de respeto a los derechos y garantías constitucionales en un Estado de Derecho, pero lo cierto es que estamos aplicando tipos penales en vigor con un mayor control e intervención del sistema judicial desde el inicio de la investigación, lo cual es la mejor garantía de que nos movemos siempre en el terreno del respeto a la ley y a las garantías constitucionales. Creo firmemente que la amenaza del terrorismo yihadista, por sus connotaciones internacionales y por su forma de operar, genera potencialmente un mayor riesgo, y por lo tanto más inseguridad; pero es verdad también que la investigación de este fenómeno criminal presenta mayores dificultades desde la perspectiva probatoria, y que la experiencia que tenemos, aunque muy traumática por el 11-M, es menor, razones que justifican el hecho de que hayan aumentado el número de efectivos policiales y de inteligencia dedicados en exclusiva a esta función.

¿Que la condena de la Nova sea la mitad de la petición fiscal contribuye a eso?

Al margen de que las penas impuestas sean inferiores a las solicitadas por el fiscal, y de las dificultades probatorias para demostrar todos los cargos, ha supuesto un espaldarazo para los medios de investigación que se utilizaron. No obstante, somos conscientes de que hemos de mejorar la calidad de nuestro trabajo en la lucha contra el terrorismo, desde los comienzos de la investigación hasta el propio juicio oral, y alcanzar un mayor grado de especialización.