Lunes, 8 de Octubre de 2007

La historia juega a favor de Alonso en su batalla por el título

Reuters ·08/10/2007 - 10:30h

Fernando Alonso tiene la historia de su parte, incluso aunque el asturiano sospeche que los jefes de McLaren están contra él en su batalla por ganar su tercer campeonato de Fórmula Uno consecutivo.

Su compañero de equipo, Lewis Hamilton, sigue siendo favorito al título a pesar del Gran Premio de China, que llevó al novato de 22 años a su primera retirada de la temporada tras liderar la carrera desde la pole.

Hamilton espera ahora a la carrera final en Brasil el 21 de octubre con 107 puntos mientras Alonso tiene 103 y Kimi Raikkonen, de Ferrari, 100.

"No puedes ir por la vida sin cometer errores. Me he recuperado. Sé que el equipo está trabajando muy duro para asegurarse de que podemos volver a intentarlo en Brasil", dijo Hamilton, que aún puede convertirse en el primer campeón novato además del más joven.

Alonso, que terminó segundo el domingo detrás de Raikkonen, parecía menos optimista sobre sus posibilidades después de un fin de semana en el que realizó algunas duras críticas a su equipo.

"Con suerte puedo hacer una buena carrera (en Brasil) pero con respecto al campeonato, sigo necesitando algo realmente dramático si quiero ganar. En una carrera normal, será imposible", declaró.

EJEMPLOS PREVIOS

La historia sugiere que hay más probabilidad de que esto ocurra de lo que imagina.

La última vez que tres pilotos estuvieron en pugna por el título en la última carrera fue en 1986, cuando lucharon por él el compatriota de Hamilton Nigel Mansell, el francés Alain Prost y el brasileño Nelson Piquet.

Prost ganó el título después de que el neumático de Mansell explotara.

De las ocho ocasiones desde 1950 en las cuales la batalla por el título se ha decidido entre tres, sólo tres han visto al piloto que lideraba el campeonato antes de la última vuelta ganar finalmente.

En cuatro de esos enfrentamientos, la gloria ha ido finalmente al piloto que estaba en segundo puesto.

La fuerza mental y la resistencia de Hamilton serán cruciales contra los dos expertos rivales que sentirán que no tienen nada que perder y que intentarán explotar cada ventaja psicológica a medida que se acerca el día decisivo.

Tanto Hamilton como Alonso, que podría dejar el equipo después de Brasil, esperan que McLaren les dé un coche y un trato iguales. Pero no hay duda de quién prefiere el equipo ver que gana su primer título desde 1999.

/Por Alan Baldwin/