Archivo de Público
Lunes, 10 de Marzo de 2008

Trabajo pactará reformas para impulsar el empleo

Los puntos a debatir: mejorar la formación profesional, más flexibilidad y red de protección social.

A. E. / A. T. / A. M. V. ·10/03/2008 - 21:52h

José Luis Rodriguez Zapatero y Cándido Méndez.

El ministro de Trabajo en funciones, Jesús Caldera, afirmó ayer que tiene información sobre 20.000 puestos de trabajo disponibles para recolocar parados. No es suficiente para las 240.000 personas que han perdido el empleo en los últimos doce meses. Pero el plan de formación "a la carta" se negociará en breve con los sindicatos y la patronal con el objetivo de lograr el mayor número posible de recolocaciones, en especial de los parados procedentes de la construcción.

No será lo único que se negocie con los agentes sociales. En esta legislatura, el Gobierno abordará una reforma laboral que el Ministerio de Economía quiere llevar adelante de forma gradual y progresiva. Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical de UGT, asegura que las reformas laborales "no son la panacea porque los problemas son económicos y de modelo productivo", pero defiende, al igual que CCOO y CEOE, la reforma de la formación profesional para que responda a las necesidades de la empresa y una atención personalizada en los servicios de empleo que facilite la inserción laboral. El PSOE está de acuerdo en ello, pero tendrá que hacerse en colaboración con las autonomías, que son las que tienen las competencias. En la reforma del mercado de trabajo que se lleve adelante -siempre mediante el diálogo social- se debatirá lograr una mayor flexibilidad. Èste será el punto más polémico, aunque, a cambio, se promovería mayor protección.

Ya se ha avisado de la necesidad de "tejer una nueva red de protección", como dice Comisiones Obreras, porque habrá desempleados que no hayan generado derecho a cobrar el paro ni tengan familia que les respalde. Para ellos, la única vía que se podría plantear es la de los servicios de atención social. El mercado de trabajo será una de las reformas estructurales del nuevo Ejecutivo. La otra será la de la financiación autonómica. El Gobierno reunirá a las comunidades autónomas para empezar a debatir el nuevo reparto de recursos. Con la supresión anunciada del Impuesto sobre Patrimonio son mil millones de euros menos para las CCAA, que deberán compensarse. El Ministerio de Economía maneja una fórmula: 50-50-56. Las autonomías obtendrían la mitad de la recaudación del IRPF y del IVA y algo más que la mitad de los Impuestos Especiales.

Visos de cambio en el sector energético

Las energéticas protagonizaron ayer las subidas en la bolsa, ante la posibilidad de que el nuevo Gobierno favorezca las fusiones en el sector.
La mayor subida (3,7%) fue para Gas Natural, que podría estar en ese proceso, como ha admitido Antoni Brufau, presidente de Repsol YPF, socio de referencia de la gasista.

El centro de esa posible reordenación sería Iberdrola, que ayer subió un 1,21%. Su accionista ACS y la estatal Electricité de France (EdF) han admitido contactos para una posible operación sobre ella, en la que también podría intervenir Unión Fenosa.

En el sector se cree que ese movimiento no llegará hasta que el nuevo Gobierno esté formado. Ayer, Fenosa, tercera eléctrica del país y controlada por ACS, subió un 1,19%. La victoria socialista también ha despejado las dudas sobre Endesa, a cuya compra por Acciona y Enel se opuso el PP. Ayer, subió un 3%.

El canon tiene que salir del cajón, al BOE o a la papelera

José Luis Rodríguez Zapatero saltó la noche del domingo al lunes en el escenario de la calle Ferraz acompañado de Rosa León, Víctor Manuel, Ana Belén y Fran Perea, entre otros artistas. Otro motivo para acrecentar las voces de aquellos que dicen que ese apoyo tiene un precio y que parte de ese precio se llama canon digital.

La famosa tasa que afectará ahora por primera vez a teléfonos móviles o dispositivos mp3 se quedó en un cajón durante toda la campaña electoral, para frustración de un PP que quería sacarle toda la ventaja posible. El PP ya no puede demostrar qué es lo que habría hecho para quitar el canon sin prohibir la copia privada de contenidos protegidos por los derechos de autor. Es al PSOE a quien corresponde ahora decidirse a publicar la orden ministerial en el BOE. Salvo PP e ICV, los partidos políticos cerraron filas con el PSOE y no votaron por la revisión del canon en el último Pleno de la pasada legislatura. Pero sí advirtieron a los socialistas de que había que estudiar la fórmula y desde luego hacer más transparente su reparto. El posible socio más fuerte ahora en el Parlamento, los nacionalistas de CiU, van más allá y reflejan en su programa que  se debe poner en marcha un organismo independiente con capacidad de control para que se respete la propiedad intelectual en Internet.

Ese mecanismo de vigilancia, explican, debe ir acompañado por una reducción drástica del canon hasta dejar su valor en mínimos. El PSOE también recoge la creación del Defensor del Internauta, hacer obligatorio que toda obra civil prevea el tendido de redes, concentrar más competencias en los reguladores (en este caso la CMT) incluidas las relativas a los usuarios y crear el mercado secundario del espectro radioeléctrico. También prevé que la Administración potencie el uso del software de código abierto.