Archivo de Público
Lunes, 10 de Marzo de 2008

Objetivo número uno: acabar con el terrorismo

El nuevo Gobierno tendrá que desarrollar el Estatut de Catalunya y buscar un acuerdo sobre la consulta popular planteada en el País Vasco, con la perspectiva de las autonómicas en otoño

FERNANDO GAREA ·10/03/2008 - 01:06h

Desde hoy José Luis Rodríguez Zapatero es presidente del Gobierno en funciones. Su primera labor debe ser obligatoriamente preparar la investidura para su segundo mandato como presidente del Gobierno en el mes de abril.

Además, tendrá que poner especial empeño para intentar recuperar algunos consensos perdidos en una legislatura de duro enfrentamiento.

El acuerdo fundamental será el de la lucha contra el terrorismo, más aún después del asesinato de Isaías Carrasco.

Se supone que a partir de hoy ningún partido debe volver a utilizar la lucha contra ETA en la pelea partidaria.

Es más, si se mantiene el camino de progresivo debilitamiento de ETA, esta legislatura debería iniciarse con la esperanza de ser la que termine con el terrorismo etarra, desde el acuerdo entre todos los partidos.

Conferencia de Presidentes Autonómicos

Zapatero tendrá también que cumplir su palabra y convocar con carácter de urgencia una Conferencia de Presidentes Autonómicos monográfica para aprobar un plan contra la violencia de género o violencia machista.

El plan, según las previsiones de Zapatero, debería incluir medidas de protección de las mujeres amenazadas y de plena aplicación de la ley integral aprobada en la pasada legislatura.

La otra ley a desarrollar en los próximos meses es la de Dependencia

El presidente del Gobierno admitió durante la campaña que la norma era
insuficiente.

La otra ley a desarrollar en los próximos meses es la de Dependencia. El Gobierno asegura que varias conmunidades autónomas, últimas encargadas de ponerla en marcha, han obstaculizado su aplicación al no dotarlas económicamente.

Tiene pendiente también el decreto para garantizar el derecho al aborto que el Gobierno dejó aparcado en el inicio de la campaña electoral, tras haber sido anunciado por María Teresa Fernández de la Vega.

Ley del Aborto 

Queda para más adelante, la intención incluida en el programa de estudiar la posibilidad de modificar en el futuro la Ley del Aborto, si hubiera
consenso suficiente.

En cuanto tome posesión el nuevo Gobierno, una de las tareas más urgentes que se encontrará sobre la mesa será la de negociación del nuevo modelo de financiación autonómica.

Esta negociación siempre resulta conflictiva porque hay que compaginar los acuerdos en el Parlamento con los intereses de cada partido en cada comunidad y con el estado de las cuentas públicas.

En la primera, intervendrá el nivel de influencia que logre tener cada uno de los partidos nacionalistas en el Congreso de los Diputados.

CiU negoció y pactó los dos sistemas anteriores de financiación. Lo hizo primero con el PSOE de Felipe González y luego, con el PP de Aznar.

El otro factor tiene que ver con los intereses contrapuestos de las comunidades autónomas. De hecho, en anteriores ocasiones los dos grandes partidos han votado cosas distintas en cada comunidad cuando se han planteado los sistemas de financiación autonómica.

Posiciones distintas

Habrá que combinar también la letra de los estatutos de autonomía aprobados en la anterior legislatura y que, en ocasiones, sostenían posiciones distintas sobre los criterios a aplicar en la financiación autonómica.

No hay duda de que éste será en parte el tema de la legislatura.El asunto se complicará aún más porque se mezclará con el debate sobre el desarrollo de esos estatutos.

En el inicio de la legislatura se conocerá la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut

Por ejemplo, el de Catalunya dejó abiertos muchos artículos a falta de desarrollo, en algunos casos con necesidad de leyes orgánicas.

Previsiblemente, en el inicio de la legislatura se conocerá la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Catalunya.

Entre las posibilidades ciertas, está que el Tribunal obligue a interpretaciones determinadas de artículos recurridos.

Si es así, será necesario abrir una negociación con la Generalitat y los partidos catalanes para revisar aspectos que fueron aprobados en referéndum por los ciudadanos catalanes.

Si hay acuerdo, se evitará el conflicto institucional. El asunto se complicará si el Constitucional anula artículos esenciales.

Frenar el Plan Ibarretxe 

En esa línea, el nuevo Gobierno tendrá que empezar su mandato igual que empezó el anterior: frenando un plan de Ibarretxe.

El lehendakari ha planteado para antes de verano el pleno del Parlamento vasco para aprobar la convocatoria de una consulta popular en otoño.

Zapatero ya ha dicho que se opone a la celebración de esa consulta porque la considera ilegal y tendrá que negociar con el Gobierno vasco una salida al conflicto político o institucional.

En todo caso, para otoño está prevista con toda seguridad la celebración de elecciones autonómicas en el País Vasco.

Se repetirá la batalla de las candidaturas abertzales, la estrategia del PNV para buscar votos de ese entorno y la disputa entre el PSE y el PP por el voto constitucionalista.

Reforma de la JusticiaZapatero tendrá que abordar la reforma de la Justicia que no pudo hacer en esta legislatura.

Será uno de los asuntos prioritarios en el inicio de la legislatura, además de lograr el acuerdo con el PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial, que lleva ya más de dos años en funciones.

Reformas constitucionales 

Si hubiera un amplio consenso que no ha habido en la legislatura que ha acabado, podrían abordarse las reformas de la Constitución.

Zapatero deberá preparar también la presidencia europea

El primer desacuerdo será el de establecer hasta dónde puede llegar, ya que los programas discrepan abiertamente de los límites. Hay ya un informe de Consejo de Estado sobre el que pueden empezar a trabajar los partidos.

Zapatero deberá preparar también la presidencia europea que le corresponde a España para el segundo semestre de 2010.