Archivo de Público
Lunes, 10 de Marzo de 2008

El PSOE completa su fiesta en Andalucía

Chaves logra una nueva mayoría absoluta. El batacazo andalucista facilita al PP cosechar una importante subida. IU consigue frenar su caída

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·10/03/2008 - 00:14h

Chaves

Sin llegar a arrasar como hace cuatro años, el PSOE obtuvo ayer en las elecciones autonómicas andaluzas una clara victoria que le permitirá gobernar sin estrecheces pese a la notable subida del PP, que pasa de 37 a 47 parlamentarios, al cierre de esta edición. El PP experimenta con estos resultados una inyección de moral.

Los socialistas, con sus 56 escaños (sólo uno por encima de la mayoría absoluta y cinco menos que en 2004), mantienen, aunque con un margen bastante menor, el mapa político hegemónico en la región más poblada de España, donde completaron ayer la fiesta electoral iniciada con la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero en las generales.

El partido liderado por Manuel Chaves obtuvo el 48,32% del total de los votos, frente al porcentaje del 38,5% cosechado por el PP, el 7,11% de IU y el 2,77% de los andalucistas, que pierden sus cinco escaños de 2004 y se quedan fuera del arco parlamentario andaluz, facilitando la potente subida del PP.

El PP sube diez diputados con respecto a sus pobres resultados de 2004, hasta alcanzar 47, pero sigue sin lograr su principal objetivo, resquebrajar la mayoría absoluta del PSOE. Javier Arenas, su candidato, sufre su tercera derrota en las urnas ante Manuel Chaves, que afronta su sexto mandato consecutivo. Los conservadores tienen ángulo para realizar una lectura muy positiva de la jornada: su incremento
en votos (gana más de 200.000), puntos (sube casi siete puntos) y parlamentarios les permite levantar la cabeza tras los pobres resultados cosechados por Teófila Martínez
en marzo de 2004, cuando el PP se quedó en 37 escaños.

Arenas, que se beneficia del ruidoso batacazo andalucista, recorta el margen socialista de 24 a nueve asientos y se lleva la satisfacción de capitalizar políticamente desde la dirección regional el fuerte ascenso del PP en las elecciones al Congreso. No obstante, la subida del PP en las autonómicas no es esencialmente a costa del PSOE, lo que sería condición indispensable para poner en verdaderos apuros a Chaves.

Los comicios, en los que se alcanzó una alta participación (72,02%, frente a 74,66% en 2004), consolidan una cierta tendencia hacia el bipartidismo en Andalucía, como temían los partidos pequeños, si bien IU se libra de la quema. La federación mantiene sus seis escaños de hace cuatro años, un triunfo a tenor de las encuestas, y sólo se queda sin asiento por Almería y Jaén. Su otro gran motivo de celebración es que su candidato, Diego Valderas, obtiene su plaza por Huelva, lo que evita una crisis de liderazgo en la federación de izquierdas. Valderas logra frenar la caída de IU, vertiginosa en las últimas cinco citas electorales: obtuvo 20 parlamentarios en 1994, bajó a 13 en 1996, se quedó en seis en 2000 y frenó el derrumbe con otros seis en 2004.

La jornada deja un hecho histórico: el nacionalismo, presentado bajo las siglas de la improvisada Coalición Andalucista (CA), desaparece del Parlamento tras una legislatura marcada a fuego por su rechazo a la reforma del Estatuto de Autonomía. Los resultados son un auténtico drama para el nacionalismo andaluz, cuyo futuro es una incógnita. Su candidato, Julián Álvarez, debe ahora bajar de la nube de optimismo sin fundamento donde ha habitado durante la campaña para plantearse qué hacer con esa amalgama de partidos de corte nacionalista forjada sobre la base del Partido Andalucista y el Partido Socialista Andaluz y al que se han ido sumando formaciones desde el centro progresista, caso del Foro Andaluz, hasta pequeños partidos encuadrables en la extrema izquierda.

Quinta absoluta desde 1982

Los socialistas conquistan con los resultados de ayer su segunda mayoría absoluta consecutiva, quinta desde 1982, y tercera de la que dispondrá Manuel Chaves, que gobierna ininterrumpidamente desde 1990 y al que sólo la pinza entre 1994 y 1996 puso en verdaderos apuros. En 2012, Chaves cumplirá 22 años al frente del Gobierno andaluz.

El PSOE gana en todas las provincias salvo en Almería y Málaga, donde el PP domina el panorama por siete a cinco. Los socialistas marcan distancias en Sevilla, con 11 diputados frente a seis del PP, y van ampliando su margen con los conservadores en Huelva (seis frente a cuatro), Cádiz (ocho frente a seis), Jaén (siete frente a cinco) y Córdoba (seis frente a cinco). En Granada se dio un empate a seis.