Archivo de Público
Sábado, 8 de Marzo de 2008

Vías verdes

Renfe ofrece más de 1.600 kilómetros de vía férrea para recorrer espacios naturales

MARIA GARCÍA DE LA FUENTE ·08/03/2008 - 21:00h

Itinerarios de las Vías Verdes

Pedalear por España en bicicleta no es una utopía. Hay 1.600 kilómetros de antiguas vías de ferrocarril acondicionadas para el paseo en bici o a pie. La idea es recuperar la movilidad no motorizada, poder disfrutar de caminos retirados de las grandes autovías y descubrir los paisajes escondidos, que una vez se pudieron contemplar desde la ventanilla de un vagón de tren. El Programa Vías Verdes lleva desde 1993 recuperando los antiguos trazados férreos. Ya son 65 las vías por las que se puede disfrutar del deporte al aire libre.

Las ventajas de estos caminos son su accesibilidad, ya que al ser trazados ferroviarios sus pendientes son suaves, y su seguridad, porque al estar alejados de las carreteras se elimina el riesgo de accidente que amenaza a diario a los ciclistas. Los caminos cuentan con bolardos que impiden el acceso de vehículos a motor, y una señalización elaborada con traviesas de los extintos viales de madera.

La restauración de estas vías incluye la reconstrucción de antiguos puentes y acueductos, de uso exclusivo para los cicloturistas y viandantes, la recuperación de estaciones abandonadas y la integración de los caminos en el paisaje. En ocasiones, como hacía el siglo pasado la locomotora, hay que atravesar túneles, y sólo los de largas longitudes están iluminados, por lo que conviene llevar a mano una linterna.

Llegar en tren, un imposible

Sin embargo, las vías verdes siguen adoleciendo de un acceso adecuado, ya que conseguir llegar en tren a estos caminos puede convertirse en una hazaña imposible. Subirse a un tren con una bicicleta no está permitido en la mayoría de las líneas. Los promotores recomiendan informarse antes de intentarlo, y la realidad es que sólo algunos Cercanías, Regionales o nocturnos con literas, y en algunos horarios, permiten transportar la bici. Una asignatura pendiente para Renfe, que promueve este programa, pero no pone los medios para llevarlo a cabo.

Para preparar el viaje, la web www.viasverdes.com cuenta con fichas de cada uno de los caminos con información práctica del kilometraje, el perfil de la etapa, el estado del firme para poder ir con silllitas de niños o de ruedas, puntos de interés y pueblos con encanto. Renfe todavía tiene más de 6.000 kilómetros de vías abandonadas por recuperar.

En este siglo XXI, los trenes de alta velocidad se quedarán para los viajes relámpago de negocios, y el paseo calmado por las vías verdes para el ocio. Disfrute de un viaje por los caminos desconocidos de los antiguos ferrocarriles.

Ocho propuestas para recorrer España andando y en bici

1. Por tierras del aceite: entre Jaén y el río Guadajoz, discurre una vía de 55 kilómetros que atraviesa dos túneles y nueve viaductos metálicos. Por las Sierras Béticas, se pueden visitar el conjunto monumental de Jaén, el castillo medieval de Alcaudete, el puente medieval del Víboras y la ruta arqueológica de los Torreones.

2. El Maestrazgo turolense: son 43 kilómetros entre Barracas (Castellón) y Puerto del Escandón (Teruel). Es apta para sillitas de niños y de ruedas. Y transita por un bosque mediterráneo de pinares, robledales y sabinares, por la Sierra del Toro, Javalambre y valles del Alfambra y Jiloca.

3. Barrancos del Río Canaletas: entre las estaciones de Arnes-Lledó y El Pinell de Brai (Tarragona), hay 23 kilómetros, que transcurren por espectaculares viaductos y túneles. Se puede visitar el santuario de la Fontcalda (siglo XVI), el convento de Sant Salvador d’Horta en Horta y la ermita de Sant Josep en Bot. Si se opta por este itinerario, es recomendable llevar linternas para circular por los túneles.

4. Las huellas de los dinosaurios: un recorrido por tierras riojanas de 34 kilómetros entre Calahorra y Arnedillo, con dos túneles y dos puentes. En los alrededores, está la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de Arnedillo y la laguna Perdiguera.

5. El sureste de Madrid: una ruta por el valle del Tajuña para contemplar viejos molinos y huertas. La vía discurre entre Arganda del Rey y Ambite durante 49 kilómetros y es apta, aunque con fuertes badenes puntuales.

6. Al pie de Sierra Espuña: por las orillas del Mula, el itinerario de 48 kilómetros comienza en Baños de Mula y acaba en Caravaca de la Cruz. Se cruzan 10 impresionantes viaductos y cinco túneles.

7. Del Ebro al Moncayo : la vía (29 kilómetros) discurre entre dos comunidades: parte de Tudela (Navarra) y llega a Tarazona (Aragón). Es apta para sillas de ruedas y carritos de niños, y se puede visitar el monasterio cisterciense de Tulebras.

8. Cerca de la Sierra de Mariola: quince kilómetros separan el santuario de las Virtudes y Biar (Alicante). Es una vía acondicionada que discurre por los valles del Vinalopó, Agres y Serpis. Se puede visitar el casco antiguo de Biar y su castillo.