Archivo de Público
Sábado, 8 de Marzo de 2008

La hija de Isaías Carrasco pide que "nadie manipule el asesinato de mi padre"

Al término de la concentración frente al Ayuntamiento de la localidad, una de las hijas de Isaías Carrasco ha leído un comunicado contundente en el que ha arremetido contra los terroristas.

AGENCIAS ·08/03/2008 - 16:15h

EFE / JAVIER ETXEZARRETA - La hija de Isaías Carrasco, Sandra, en el momento de la lectura de un comunicado de la familia, tras la concentración celebrada esta mañana frente al Ayuntamiento de Arrasate.

Los ciudadanos de Mondragón han apoyado a la familia Carrasco en una concentración frente al Ayuntamiento celebrada a las 12 horas. Una de las hijas del asesinado, Sandra Carrasco, ha manifestado al término del acto en repulsa por el salvaje asesinato que "los que quieran solidarizarse con su padre, que voten". "Estoy muy orgullosa de mi padre". También ha pedido que el asesinato de su padre "no sea manipulado por nadie". "Los que le han matado son unos cobardes, unos hijos de puta". 

Vestida de negro, visiblemente emocionada aunque muy entera, Sandra ha leído un comunicado a los periodistas, en la que han participado numerosas autoridades y cargos públicos como la vicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega y el lehendakari, Juan José Ibarretxe. 

Ha agradecido "de corazón" el apoyo del pueblo de Arrasate y de los ciudadanos "anónimos" que se han acercado a ella y a su familia para darles "cariño, apoyo y calor en estos momentos tan duros". 

"Gracias por estar con mi madre, con mi hermano Adeil y con mi hermana Ainara", ha agregado la joven, quien también ha agradecido, "de parte de los socialistas" el apoyo recibido.

Numerosos ciudadanos y dirigentes políticos han acudido a lo largo de la mañana al Ayuntamiento de Arrasate para visitar la capilla ardiente, que ha quedado cerrada al público poco después de las cuatro de la tarde por deseo de la familia, que quiere dar su último adiós en la intimidad al ex concejal socialista asesinado ayer por ETA.

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; el lehendakari, Juan José Ibarretxe; la presidenta del Parlamento Vasco, Izaskun Bilbao; el delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma, y representantes del PSE/EE, PNV, PP y EB, han pasado por el velatorio y después han asistido a la concentración.

En las tres capitales vascas se han celebrado concentraciones a las puertas de Ayuntamientos y diputaciones, encabezadas por los alcaldes y los diputados generales. 

Ciudadanos "rotos" por el dolor 

"Estoy loco" de dolor, ha afirmado visiblemente afectado un hombre que ha comentado que Isaías Carrasco era "como un hijo" para él porque le ha "criado" por su estrecha relación con su padre.

Este ciudadano ha contado a las puertas del velatorio que trabajó durante 17 años con el padre del asesinado "niquelando cadenas en una empresa de Arrasate" y ha expresado su rabia e indignación por este atentado.

Junto a este hombre, son muchos los ciudadanos que entran en la capilla ardiente instalada en el salón de plenos del consistorio de Arrasate, como una mujer, que se ha definido como militante de IU y que ha confesado haber acudido desde Bilbao para expresar su rechazo a este asesinato.

"Espero que la gente sea valiente, salga a la calle y no haga lo que ha hecho la alcaldesa de Arrasate, -Ino Galparsono (ANV)-, ser una cobarde y salir huyendo", ha dicho esta militante de IU en referencia a la decisión de la primera edil de dejar durante dos días el consistorio en manos del teniente de alcalde, de Ezker Batua. 

 

"Lo que Isaías hubiera querido"

El titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha afirmado que prefiere resaltar la unidad de los partidos en el comunicado de condena al asesinato, antes que fijarse en el intento del PP por introducir condiciones sobre la negociación con la banda terrorista.

Según ha declarado el ministro del Interior en la SER, en política antiterrorista hay que centrarse en qué es “lo útil”, y lo más útil en este caso es resaltar la parte de unidad que hubo ayer, “es lo que Isaías hubiera querido”.