Archivo de Público
Viernes, 7 de Marzo de 2008

Pekín reforzará la censura sobre músicos extranjeros tras el grito tibetano de Björk

EFE ·07/03/2008 - 12:47h

EFE - Foto de archivo fechada el 14 de septiembre de 2007 que muestra a la cantante islandesa Bjork durante el concierto que ofreció en el festival "Austin City Limits" de Austin, Texas, EEUU. Bjork ha causado un gran revuelo en Shanghai, China, donde actuó el pasado 2 de marzo, al gritar "Tibet, Tibet" al final de su canción "Declare Independence" ("Declara la Independencia").

Pekín reforzará el control censor que ejerce sobre los productos culturales extranjeros después de que la cantante islandesa Björk se saltara las normas y gritara "¡Tíbet!" en el que fue su primer y, posiblemente, último concierto en China.

"Hay individuos que aprovechan las actuaciones musicales para realizar 'actos políticos' que violan las leyes chinas y perjudican los sentimientos del público", señaló hoy un portavoz del Ministerio de Cultura a través de la web ministerial.

Mientras que bandas como los míticos Rolling Stones aceptaron los límites impuestos por Pekín y sometieron su repertorio a la censura china en su concierto de 2006, la rebelde islandesa de 42 años decidió cantar en Shanghai el domingo pasado "Declare Independence", un tema que la censura local había prohibido expresamente.

Al finalizar la intensa interpretación de esta canción, usada por la artista para otras causas independentistas, Björk gritó: "¡Tíbet, Tíbet!", en alusión a la región ocupada por China desde 1959 y sobre la que ejerce un fuerte control político, religioso y cultural.

"El público chino no da la bienvenida a este tipo de artistas", prosiguió este portavoz, cuyo nombre no ha sido especificado en la web.

"Hemos expresado nuestro profundo descontento sobre este asunto de muchas formas. El Ministerio de Cultura tratará el caso de Björk de acuerdo con la ley una vez lo hayamos investigado. En el futuro, restringiremos más a las bandas extranjeras que vengan a China para prevenir que suceda algo parecido de nuevo", sentenció.

El portavoz aseguró que "el comportamiento de Björk creó descontento entre el público chino" y que "el asunto ha tenido demasiada difusión en la prensa extranjera".

"Tíbet ha sido desde tiempos remotos una parte inseparable de China. Es un hecho conocido por la comunidad internacional, incluida Islandia. Cualquier comportamiento dirigido a separar el Tíbet de China recibirá la firme oposición de las personas justas de todo el mundo", aseguró el funcionario chino.