Archivo de Público
Viernes, 7 de Marzo de 2008

Correa califica a Uribe de "mentiroso e insolente"

El presidente ecuatoriano avisa que América Latina "tiene que parar a ese hombre", en referencia a su homólogo colombiano.

PÚBLICO.ES ·07/03/2008 - 07:31h

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, tras su encuentro con el presidente panameño. EFE

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, calificó hoy en Panamá de "mentiroso e insolente" a su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, y le pidió al Gobierno panameño su "solidaridad" en el litigio que mantiene con su país vecino.

Correa llegó hoy a Panamá procedente de Nicaragua en una visita "relámpago" de dos horas, con el fin de explicar al presidente panameño, Martín Torrijos, los detalles relacionados con el conflicto que mantiene con Colombia y pedirle su "solidaridad".

"Venimos a solicitar la solidaridad de Panamá y agradecemos su hospitalidad", dijo a la prensa Correa, tras entrevistarse con el presidente panameño.

El encuentro con Torrijos, de aproximadamente 40 minutos, culminó con una extensa declaración a los medios de prensa, en la que recordó que la presencia de las FARC en territorio ecuatoriano respondía a los esfuerzos de su Gobierno por facilitar la liberación de los rehenes de esa guerrilla colombiana.

Correa advirtió que América Latina "tiene que parar a ese hombre (Uribe). Tiene que arrancar ese precedente de raíz, si no nos podemos convertir en otra de las regiones destrozadas por esta clase de abuso en el mundo".

"Latinoamérica no puede convertirse en otro Medio Oriente como lo desea el presidente Uribe, así es que esperamos una respuesta contundente de la comunidad internacional para parar a esta clase de gobiernos, que no entiende de derecho internacional", subrayó.

El presidente señaló que espera "respuestas claras y categóricas" a sus demandas del Grupo de Río, que se reúne en República Dominicana, adonde viajó esta noche, al igual que Torrijos y su canciller.

"No hay vueltas que dar y Ecuador no se va a satisfacer con explicaciones o condenas a medias, (porque) nuestro honor nacional ha sido ultrajado", insistió Correa.

Peligroso precedente 

Y agregó: "Este es un problema regional, porque si hoy fue bombardeado Ecuador (...) qué impide que mañana sea Panamá", donde, afirmó, también hay guerrilleros en la selva del Darién, tupida provincia selvática fronteriza con Colombia.

"Colombia trató de negar los hechos, pero ante la evidencia tuvieron que reconocer que sí habían ultrajado la soberanía ecuatorana, pero además de ello trataron de vincularnos con la FARC tratando de echarle una cortina de humo a la atrocidad que habían cometido", señaló.

El presidente Uribe, explicó, "bien sabía que el Ecuador estaba involucrado en operaciones humanitarias para liberar rehenes, como lo aclaró Francia y la familia de (la ex candidata presidencial Ingrid) Betancourt", agregó Correa, que acusó a Colombia de "tergiversar" y "manipular" la información sobre el suceso.

Es "una desfachatez y una insolencia" querer asociar a Ecuador con el grupo guerrillero, al señalar en un comunicado sus disculpas por haber "incursionado" en territorio ecuatoriano, "mientras se adjudicaban el derecho de atacar a cualquier país que albergue terroristas", indicó Correa.

El presidente colombiano, añadió, no tiene "calidad moral" para llamar la atención a ningún país por "albergar" guerrilleros si encuentra un campamento disperso, como ocurrió el sábado en la zona fronteriza, "cuando su país está lleno de estos campamentos, los cuales no ha podido erradicar pese a los millones de dólares que recibe en ayuda extranjera para esos efectos".

Probablemente Uribe no erradica a los grupos guerrilleros, "porque no le conviene, (porque) vive de la guerra para fines políticos y económicos. No quiere la paz", dijo.

"La insolencia del presidente Uribe hace más daño a la unidad latinoamericana que las bombas que tiró en mi patria", apuntó Correa antes de abandonar la sede de la Presidencia panameña.

Y aseguró que no existe ningún país que "albergue (más) terroritas, guerrilleros, paramilitares, narcotraficantes y cultivos de coca" que Colombia. "Estamos sufriendo las consecuencias de lo que hace o deja de hacer el Gobierno colombiano, y tiene la desfachatez de culpar a los demás". Correa cerró en Panamá una espontánea gira por Perú, Brasil, Venezuela y Nicaragua para hacer escuchar sus quejas.

Tras su visita a Nicaragua, el presidente Daniel Ortega anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con Colombia, medida que ya había adoptado Venezuela. Se espera que, aunque fuera de agenda, el Grupo de Río analice la evolución del conflicto entre Ecuador y Colombia, cuyos presidentes asisten a la cita.