Archivo de Público
Jueves, 6 de Marzo de 2008

Cae el traficante de armas más buscado del mundo

Su nombre es Viktor Bout y ha sido detenido en Bagkok acusado de intentar conseguir armas para las FARC. Congo, Angola, Liberia o Sierra Leona han sido algunos de los focos de negocio de este ex agente del KGB

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·06/03/2008 - 20:51h

El ex espía y traficante de armas de origen ruso Viktor Bout, en el momento de su detención en Bangkok. EFE

El traficante de armas más buscado y misterioso del mundo ha visto terminar su lucrativa carrera en Tailandia. Viktor Bout, conocido como el mercader de la muerte, fue detenido en un hotel de Bangkok al poco de entrar en el país. La Policía tailandesa le acusa de intentar conseguir armas para la guerrilla colombiana de las FARC.

El nombre de Bout aparece en varios informes de Naciones y del Departamento del Tesoro de EEUU relacionado con la venta de armas a gobiernos y guerrillas de África y Oriente Próximo.

La lista de guerras en las que los contendientes han utilizado armamento y munición vendido por Bout es interminable: Congo, Angola, Liberia, Sierra Leona, Sudán y Afganistán son algunos de los países citados en las investigaciones sobre Bout.

Un legado de la URSS

Según varios medios de comunicación rusos, Viktor Bout nación en Tayikistán en 1967 y fue oficial de la Fuerza Aérea rusa. El desplome de la antigua URSS le permitió hacerse con una flota de aviones de carga y un equipo de pilotos con experiencia para comenzar su negocio.

Una de sus características más conocidas fue su capacidad para aprovisionar al mismo tiempo a los dos bandos de un conflicto. En Angola vendió armas tanto al Gobierno como a la guerrilla de UNITA.

En 2006, EEUU se incautó de algunos de sus aviones y le colocó en una lista negra que impedía a cualquier organismo norteamericano hacer negocios con sus empresas. Pero Bout era tan hábil a la hora de camuflar sus aviones y envíos que a veces resultaba imposible seguir su rastro.

Algunas investigaciones, tanto periodísticas como originadas en el Congreso de EEUU, indican que el Pentágono llegó sin saberlo a contratar los servicios de varias empresas de Bout para trasladar a Irak material militar.

El fiscal jefe del tribunal de crímenes de guerra de Sierra Leona, Stephen Rapp, recibió con satisfacción la noticia. Rapp acusa a Bout de utilizar su red internacional de empresas para introducir armas en Sierra Leona, a través de Liberia, mantener pertrechados a los protagonistas de una guerra en la que murieron 50.000 personas.

Bout podría ser procesado ante ese tribunal, pero Rapp tiene un problema económico, y no jurídico, para presentar los cargos. Está previsto que el tribunal ponga fin a sus funciones en 2009 a menos que los donantes internacionales le faciliten más fondos.

Rapp ha destacado que Bout podría además ser convocado para que declare como testigo en el juicio del ex dictador liberiano Charles Taylor por sus crímenes en Sierra Leona.