Archivo de Público
Jueves, 6 de Marzo de 2008

"La gestión de Irlanda del Norte será más fácil sin Paisley"

El favorito en remplazar al ministro principal es el actual consejero de Finanzas y mano derecha de Paisley, Peter Robinson

LOURDES GÓMEZ ·06/03/2008 - 12:02h

La renuncia del reverendo Ian Paisley a su cargo como ministro principal de Irlanda del Norte favorece la emergencia de una generación de líderes unionistas dispuestos a hacer avanzar la autonomía en colaboración con los republicanos del Sinn Fein. Paisley también dimitirá como presidente del Partido Democrático del Ulster (DUP) el próximo mayo, cuando se cumple un año de su extraordinario acuerdo para compartir gobierno con Martin McGuinness, entre los más destacados republicanos directamente involucrados con la cúpula del IRA.

“El nuevo liderazgo del DUP estará fuertemente comprometido con la asamblea de Belfast y el gobierno compartido. La gestión de la autonomía será más fácil sin Paisley en la escena”, vaticinó ayer Lord David Trimble, anterior líder del Partido Unionista del Ulster (UUP) y protagonista, junto al nacionalista John Hume, del Acuerdo de Viernes Santo, de 1998.

 Paisley rechazó este acuerdo político del proceso de paz para finalmente dirigir sus últimos coletazos en concordia con Sinn Fein. Ahora es empujado por sus colegas a ceder las riendas del autogobierno  y poner fin a su relación pública con McGuinness, que está debilitando el apoyo al partido. “El DUP necesitaba a Paisley para imprimir su sello en la negociación con Sinn Fein.  A algunos sectores les preocupa lo rápido que se está avanzando y la muy amistosa relación entre Paisley y McGuinness molesta a las bases. La relación es genuina, nada hay de pretencioso en la cálida amistad entre ambos”, señala Trimble.

Desbancando por Paisley de su posición de fuerza dentro del unionismo, Trimble no entra en calificaciones personales salvo decir que “no lamento lo que está pasando, pero tampoco sería útil celebrarlo en la calle”. “Las instituciones están a salvo. Habrá cambios en la política de Irlanda del Norte, una realineación de los partidos, pero este cambio no provocará el colapso del gobierno”, afirma en su despacho de los Lores.  El favorito en remplazar al ministro principal es el actual consejero de Finanzas y mano derecha de Paisley, Peter Robinson.

Trimble cree posible que, sin Paisley, el IRA estaría todavía en poder de las armas, pero cree igualmente factible que los “troubles” (el problema irlandés) no se hubieran producido de no existir Paisley. “El acuerdo se hubiera alcanzado mucho antes. Ese es el principal legado de Paisley: sin él podríamos haber tenido un entendimiento político en 1975. Paisley destruyó entonces un acuerdo que era mucho mejor para los unionistas que el de 1998”.