Archivo de Público
Jueves, 6 de Marzo de 2008

Alcaraz, el opositor implacable

El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo desde el 12 de junio de 2004 se ha enfrentado de manera constante al Gobierno de Zapatero

PÚBLICO.ES / EFE ·06/03/2008 - 09:46h

Discutido, polémico y con una dura historia personal. Francisco José Alcaraz, presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), nació en Torredonjimeno (Jaén) el 1 de noviembre de 1968.

Realizó estudios de EGB, y tras decidirse por la peluquería y la estética viajó a Zaragoza para prepararse en estas áreas. Allí vivió con su hermana, casada con un artificiero de la Guardia Civil, en la casa cuartel del Cuerpo en la capital aragonesa.

Antes de abandonar esa ciudad y volver a Torredonjimeno para abrir una peluquería, convenció a su hermano Ángel para que se trasladase a Zaragoza. Este hecho cambió su vida, ya que el 11 de diciembre de 1987, cuando ya había regresado a su localidad de origen, un coche bomba acabó con la vida de once personas, entre ellas las de su hermano Ángel y las de sus sobrinas, Miriam y Esther.

Hasta 1992 trabajó como peluquero en su localidad natal, Torredonjimeno. Tras obtener un diploma de tricólogo cerró los tres establecimientos que tenía en la localidad y abrió un centro de tratamiento capilar en Jaén, otro en Málaga y un tercero en Córdoba.

Presidente desde 2004

Comenzó a colaborar con la AVT en 1994 y en julio de 2003 fue elegido miembro de la Junta de Gobierno, de la que fue secretario general antes de ser nombrado presidente, el 12 de junio de 2004.

Fue reelegido presidente de la AVT el 13 de mayo de 2006

Fue reelegido presidente de la AVT el 13 de mayo de 2006, en la asamblea de la Asociación celebrada en Madrid, y en la que su único oponente el abogado Pablo Broseta, hijo de Manuel Broseta Pont asesinado por ETA, retiró su candidatura por entender que no se respetaron las reglas democráticas durante la elección.

El 21 de noviembre de 2007 declaró ante el juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, como imputado en el marco de una querella interpuesta contra él por injurias al Gobierno por acusarle de complicidad con ETA.

Oposición frontal al Gobierno

La gestión de Alcaraz al frente de la AVT se ha caracterizado por su oposición frontal a la negociación del gobierno con la banda terrorista ETA y por sus desavenencias con el Alto Comisionado para la atención a las víctimas, Gregorio Peces Barba.

Su oposición al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se materializó en la convocatoria de hasta siete manifestaciones contra la política antiterrorista del gobierno socialista, que lograron reunir a centenares de miles de personas.

Ha sido distinguido con el IV Premio José Luis López de Lacalle, otorgado por el Foro de Ermua, en junio de 2004. Además ha recibido diversos premios en nombre de la AVT como el II Premio a la Convivencia Cívica de la entidad Convivencia Cívica Catalana (CCC), en junio de 2005, y el premio "Convivencia" del gobierno de la Ciudad de Ceuta, en junio de 2005.