Archivo de Público
Jueves, 6 de Marzo de 2008

El 'Geta' sigue soñando

Los de Laudrup tratarán de superar al Benfica de Camacho. El entrenador español no se sentará en el banquillo esta tarde por la muerte de su padre

EFE ·06/03/2008 - 08:41h

EFE - El entrenador del Getafe, Michael Laudrup, dirige a sus jugadores durante el entrenamiento del equipo en el estadio de la Luz, en Lisboa.

El Getafe dio un paso importante de cara a los cuartos de final de la Copa de la UEFA después de ganar en su visita al Benfica (1-2) en el partido de ida de los dieciseisavos de final, que quedó totalmente condicionado con la expulsión del delantero local Cardozo a los ocho minutos del comienzo.

La expulsión del paraguayo permitió al Getafe hacerse dueño del partido. Los de Laudrup, que salieron a por todas desde el primer minuto, llevaron la iniciativa del choque mientras el Benfica intentaba reponerse del mazazo de haber perdido al único nueve disponible para el partido.

Con ese ímpetu el 'Geta' dispuso de ocasiones importantes que fueron el prolegómeno del primer tanto de encuentro, obra de De la Red en el minuto 24. El ex madridista aprovechó un buen pase al centro de la frontal de Granero que la defensa interceptó mal. El rechace lo cogió el '10' para anotar el 1-0.

Cuando más se estaba entonando el Benfica, los azulones habían asestado otro golpe en el Estadio de la Luz, que veía como su equipo era incapaz de batir a un desconocido en Europa. Los de Laudrup, muy confiados, se plantaron bien sobre el campo, impidieron todos los intentos de los locales y dejaron el ataque en manos de la velocidad de Pablo Hernández y Albín, pero apenas crearon peligro.

Duda, pero sentencia

Tras la reanudación, el Benfica apretó el acelerador y el Getafe comenzó a dudar y cedió demasiado a los lusos. Sin embargo, poco a poco fueron desinflándose debido al desgaste físico al que se habían visto obligados desde la expulsión y los getafenses recuperaron la iniciativa.

 De esta forma, y después de sendas ocasiones de Albín y Pablo, el propio Pablo hizo el segundo tanto con un disparo colocado desde la frontal del área que dio la mucha tranquilidad, quizá excesiva. Dos minutos después, los de José Antonio Camacho tuvieron una buena ocasión que acabó en el larguero y avivó los ánimos de los portugueses.

Más con corazón que con cabeza, el Benfica se fue arriba con la intención de ganar posibilidades de estar en cuartos. Su empuje tuvo su recompensa a quince minutos del final, cuando Mantorras, hombre de refresco en la segunda parte, consiguió batir desde muy lejos a un Ustari que pudo hacer más.

 El partido entonces se abrió y tanto unos como otros pudieron anotar un tanto que hubiera supuesto la sentencia para el Getafe, y un halo de esperanza para el Benfica, pero el marcador no volvió a moverse. Los azulones, que obtuvieron un resultado muy positivo, deberán cerrar su pase dentro de una semana en el Coliseum Alfonso Pérez, donde no podrán estar ni Pablo ni Braulio, que cumplirán ciclo de tarjetas.