Archivo de Público
Miércoles, 5 de Marzo de 2008

La Fiscalía acusa a tres mossos de romperle el brazo a un detenido

Pide para cada uno de ellos una pena de cuatro meses de prisión por un delito de lesiones por imprudencia

PÚBLICO.ES ·05/03/2008 - 18:34h

El Ministerio Fiscal ha acusado a tres mossos d'Esquadra de fracturarle un brazo a un detenido mientras lo custodiaban en la comisaría de Les Corts de Barcelona, y pide para cada uno de ellos una pena de cuatro meses de prisión por un delito de lesiones por imprudencia.

El Fiscal sostiene en su calificación que los agentes provocaron esa lesión al no ejercer "de una forma coordinada" la fuerza necesaria para colocarle las esposas al detenido ante su comportamiento violento, pero descarta que los policías tuvieran intención de causarle daño.

La petición fiscal también contempla una indemnización de 61.420 euros para la víctima y declara como responsable civil subsidiario al departamento de Interior de la Generalitat, según el escrito de acusación divulgado hoy y que recoge en sus páginas El Periódico.

Paliza de los mossos 

El denunciante es un joven africano, Aliou B.D., que estaba detenido en una celda de la comisaría por un caso de tráfico de drogas cuando se produjeron los hechos, el 28 de abril de 2006, y que denunció que había recibido una paliza de los Mossos d'Esquadra.

Los mossos utilizaron la fuerza para neutralizar la resistencia

Los agentes decidieron entrar en la celda del detenido minutos después de que empezara a comportarse de forma violenta y a lanzar objetos contra las paredes y golpearse contra los barrotes.

Los mossos utilizaron la fuerza para neutralizar la resistencia que ofrecía el detenido, hasta que lograron inmovilizarlo en el suelo y colocarle los grilletes, según la versión del fiscal.

Demasiada presión 

Durante esta operación, los agentes ejercieron demasiada presión sobre el hombro y el brazo, con lo que le provocaron una triple fractura en el tercio inferior del húmero izquierdo y una parálisis radial.

Este supuesto caso de malos tratos en la comisaría de Les Corts fue uno de los que llevó a la división de Asuntos Internos de los Mossos a instalar cámaras secretas en esta dependencia policial, donde se han producido presuntos malos tratos de detenidos.