Archivo de Público
Miércoles, 5 de Marzo de 2008

Una película infantil sobre Al-Andalus promocionará la Alianza de Civilizaciones

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, cree que se trata de un proyecto de "enorme trascendencia"

EFE ·05/03/2008 - 15:32h

EFE - El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos (i), junto al presidente de M5, Antonio Zurita.

Una película infantil sobre Al-Andalus va a servir como vehículo para promocionar el plan de la Alianza de Civilizaciones, ha anunciado hoy en Córdoba el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos.

Moratinos ha explicado que se trata de un proyecto de "enorme trascendencia" para la Alianza de Civilizaciones así como "un instrumento eficaz" para la misma.

La película, que será realizada por el productor y director cordobés Antonio Zurera en el marco de Animacor, lleva por título Al-Andalus y va a ser la "tarjeta de presentación infantil" de la Alianza de Civilizaciones, según el titular de Asuntos Exteriores.

Candidatura apuntalada 

En su opinión, con proyectos como éste, Córdoba "apuntala" su candidatura a la Capitalidad Cultural Europea en 2016 porque "no se trata de escoger una ciudad sino de que aquellas que creen en el proyecto, que hagan iniciativas".

Miguel Ángel Moratinos ha asegurado que la candidatura de Córdoba "camina con firmeza" y ha añadido que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dado el apoyo a la capital cordobesa y "no necesita reafirmarla".

Moratinos ha asegurado que la candidatura de Córdoba "camina con firmeza"

El director de Al-Andalus ha explicado que la película, ambientada en la Córdoba de principios del siglo XI, cuenta la historia de tres personajes, un niño musulmán de familia persa llamado Reza, una niña judía, Miriam, y un ex guardia del Califato.

Los tres viven una aventura en la que tienen que proteger una arqueta con un tesoro, que al final de la película descubren que es el libro de Aristóteles "De la poética", que fue traducido al árabe en Córdoba aunque Al-Andalus sitúa este hecho un siglo antes de lo que sucedió, una "licencia que me he permitido como creador", según Zurera.