Archivo de Público
Miércoles, 5 de Marzo de 2008

Un bebé y un líder local de la Yihad Islámica muertos en una nueva incursión israelí en Gaza

EFE ·05/03/2008 - 09:52h

EFE - Un grupo de palestinos traslada el cuerpo sin vida de una de las víctimas del ataque aéreo israelí del pasado lunes en Gaza.

Una bebé de 20 días y un dirigente local de la Yihad Islámica murieron la pasada madrugada en la última incursión militar israelí en la franja de Gaza, que tuvo lugar al este de la aldea Al Garara, próxima a la localidad de Jan Yunes.

Residentes de la aldea, situada a dos kilómetros de la frontera de la franja de Gaza e Israel, dijeron que varios tanques y vehículos blindados del Ejército israelí, apoyados desde el aire por helicópteros, efectuaron la incursión en medio de intenso fuego.

Agregaron que las fuerzas rodearon posteriormente una vivienda perteneciente al líder de la Yihad Islámica en la zona, Ibrahim Smeri, mientras varios milicianos salieron a enfrentar a los soldados con los que se produjeron varios tiroteos.

Médicos del Hospital Nasser de la vecina ciudad de Jan Yunes, situada al sur de la ciudad de Gaza, dijeron que un bebé de 20 días murió y otros ocho palestinos resultaron heridos por disparos durante la operación israelí.

Testigos precisaron que los ocho heridos son milicianos, aunque no identificaron su filiación política.

Las tropas israelíes, pertenecientes a la unidad de elite Egoz abandonaron la zona después del enfrentamiento, indicaron testigos y fuentes militares israelíes.

Poco después se descubrió el cuerpo sin vida del dirigente de la Yihad Islámica, revelaron fuentes médicas palestinas.

Un portavoz del Ejército israelí dijo que aparatos de la Fuerza Aérea alcanzaron también lanzaderas de cohetes Al Kasam listas para ser empleadas contra Israel en el norte de Gaza la pasada medianoche.

La última ofensiva del Ejército israelí en Gaza, que tuvo como uno de sus principales blancos el campo de refugiados de Yabalia, en el norte de la franja, ha dejado desde el miércoles más de 125 muertos y 350 heridos, según fuentes sanitarias palestinas.

El Ejecutivo israelí insiste en que las operaciones en la franja de Gaza continuará hasta que no cesen los disparos de cohetes por parte de las milicias contra poblaciones del sur de Israel.